Por Carlos Arturo García M.

El año pasado los colombianos movieron, a través de los cerca de 16,000 cajeros automáticos instalados en el país, más de 233.5 billones de pesos, unos 443.3 millones por hora, la mayoría correspondientes a retiros de dinero en efectivo, según la Superintendencia Financiera.

Esto, pese a que 9 de cada 10 usuarios habituales de estos canales en el país manifestaron sentirse preocupados con su seguridad al tener que acudir a estos por efectivo, según el estudio ‘Perspectivas globales del consumidor sobre la seguridad de los ATM’, elaborado por Axis Communications.

En este también se advierte que las personas son visitantes asiduas de los cajeros, al punto de que un 65 por ciento utiliza un cajero para obtener efectivo al menos una vez cada dos semanas, mientras un 44 por ciento lo hace una vez por semana.

Después de los colombianos, los chinos y los italianos son los más preocupados a la hora de utilizar dichos canales para conseguir algo de dinero en efectivo, con 82 y 79 por ciento, respectivamente.

En promedio, en los seis países donde se consultó a más de 6,000 usuarios, más de las tres cuartas partes indicó que estaba ‘ocasionalmente’ o ‘a menudo’ preocupado al hacer un retiro de efectivo.

Martin Koffijberg, director de Desarrollo de Negocios, Banca & Finanzas de Axis Communications, señala que los cajeros automáticos siguen siendo protagonistas en el día a día de las personas debido a que, a nivel global, continúa habiendo un alto apego por el efectivo y son muchas las transacciones en las que se sigue usando.

En Colombia, el 95 por ciento de las transacciones se realizan en ‘dinero contante y sonante’, según el estudio ‘El uso del efectivo en Colombia’, hecho por Redebán Multicolor el año pasado.

  • Pagos invisibles, sin contacto y hasta con una selfi son una realidad.
  • ¿Por qué ha caído el precio del dólar en el país?
  • En dos meses, morosos renegociaron deudas por unos $ 400,000 millones.

Otro de los hallazgos del estudio de Axis es que, al contrario de lo que se podría pensar, la mayoría de las personas acude a los cajeros en horas de la noche, cuando lo usual sería que se hiciera en el día y en sitios donde hay alta concurrencia de gente.

El 64 por ciento de los consultados en esos países indicó que los había utilizado en la noche, en tanto cerca de la mitad acudió a aquellos instalados fuera de las sucursales bancarias (49 por ciento).

Sin embargo, llama la atención que mientras persiste una alta preocupación a la hora de hacer retiros a través de los llamados ATM, el 39 por ciento de los consultados manifestó haber acudido a uno situado en un lugar remoto (calle, hoteles, restaurantes, centros comerciales, supermercados y aeropuertos).

Esas alternativas varían de un país a otro. Por ejemplo, en China se acostumbra usar aquellos cercanos a los bancos; en el Reino Unido, los remotos; mientras en Estados Unidos, los autoservicios.

Según los autores del estudio, al final las personas terminan acudiendo al que más les conviene en determinado momento, “los consumidores no siempre saben cuándo necesitarán efectivo, por lo que terminan usando cajeros automáticos en una variedad de ubicaciones”.

Pero advierten, no obstante, que entre las razones que llevaron a que las personas dejaran de usar los cajeros en determinado momento estaban el hecho de que personas sospechosas se encontraran cerca de estos (55 por ciento).

Y al preguntarles si durante el año pasado les había preocupado que les robaran después de haber retirado dinero de un ATM, “el 60 por ciento de las personas en todos los países declaró que se había sentido ‘a menudo’ u ‘ocasionalmente asustado’.

Cifras de la Asobancaria indican que solo el año pasado se registraron 1,177 casos de robo en el país (81 menos que en 2016), esto es, robo a personas luego de salir de una sucursal bancaria, cajero o corresponsal bancario.

Aunque lo ideal sería que en cada cajero hubiese un vigilante, las entidades sí deben trabajar más en implementar mecanismos que proporcionen mayor seguridad y confianza a los usuarios de este canal, teniendo en cuenta que el 76 por ciento de sus usuarios están preocupados por su seguridad en estos, según las directivas de Axis Communications.

Recomiendan, entonces, un conjunto integrado de medidas de seguridad, como buena iluminación y señalización. Pero dicen que la videovigilancia, tanto cercana como integrada en el cajero, hará que los clientes se sientan más seguros y no impactaría de manera negativa su percepción de privacidad, en tanto servirá como medio de disuasión para potenciales delincuentes.

Mayo-junio 2018