Coinciden representantes del sector en la IX Cumbre de Seguridad, donde discuten la necesidad de actualizar la Ley; seguridad Privada es más que guardias y escoltas.

Ciudad de México.- El presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP), Roberto Rivera Mier, asociación que agrupa a las empresas más significativas del sector de la seguridad privada y que en conjunto representan más un alto porcentaje de la fuerza laboral en este sector, se pronunció por la urgencia de crear una nueva ley de seguridad considerando que las nuevas formas del crimen y la evolución tecnológica han cambiado para siempre la manera como trabajamos, nos comunicamos y nos interrelacionamos.  Para todo lo anterior debe procurarse un marco de seguridad.

Durante la celebración de la  9a edición de la Cumbre de Seguridad 2018, diplomáticos, representantes de distintas agencias del orden así como de las fuerzas armadas y  especialistas, académicos y representantes de ONG´s relacionadas a la prevención del delito y la seguridad se dieron cita  para participar en este importante foro para debatir las ideas y fortalecer los lazos de las personas involucradas en el sector defensa y  seguridad.

Este año la discusión versó en relación a la  tecnología para la seguridad, quedó en claro, con la exposición del embajador de Israel, Jonathan Peled, quien dijo que su nación,   como otras, han dedicado mucha atención a desarrollar y utilizar nuevos mecanismos para prevenir el delito y fortalecer las capacidades de protección para su gente y las redes de infraestructura.

No hay mejor delito, que aquel que no se comete, leyó en  un posicionamiento específico la presidente de la Comisión de Seguridad de la Cámara de Senadores, Lucía Trasviña Waldenrath, máxima instancia en el quehacer legislativo en la materia y exhortó a los líderes a concentrarse  en la prevención del delito, la pacificación del país, y la reconstrucción del tejido social, como una forma de alcanzar la anhelada paz en el país, sin perder el Estado de Derecho,

Ricardo Salas,  Director General de Seguridad de Naciones Unidas (ONU) apuntó que una de las  áreas más delicadas de la seguridad nacional, es la protección de instalaciones estratégicas, dejando claro a los  presentes sobre la importancia de la protección perimetral dentro de un esquema de seguridad integral así como una adecuada gestión  de los potenciales riesgos como  requisito indispensable para garantizar la seguridad del organismo internacional en todo el orbe.

La mayoría de los casos es a través  de la  iniciativa privada que llega la tecnología de vanguardia, en México y el mundo. Es, por tanto, necesario que la seguridad privada y los gobiernos mantengan una estrecha comunicación para poner esta tecnología al servicio de la seguridad de la población  y protección de infraestructuras críticas. En este sentido  Mario Espinosa, coordinador General de ASUME y ex presidente fundador de AMESP, hizo notar la unión del sector de la seguridad privada, la importancia del mismo que dijo, cuenta con una fuerza laboral de más de 400 mil elementos  y el compromiso por colaborar con las aspiraciones del nuevo gobierno.

Noviembre-diciembre 2018