Nota-InfraestructuraPor El Financiero

Las altas temperaturas que enfrenta el estado de Nuevo León están provocando una crisis en el sistema eléctrico, al elevarse la demanda de energía y registrar cortes en el suministro en las últimas tres semanas, situación que orillará tarde o temprano a que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) establezca apagones escalonados, estimó Jorge Arrambide Montemayor, especialista en el tema eléctrico y catedrático de la UDEM.

No sólo es la sobredemanda de energía, sino la falta de infraestructura eléctrica, las altas temperaturas de hasta más de 40 grados centígrados que se tiene en el estado, lo que está activando que el sistema eléctrico se apague en automático en las horas pico de demanda.

Mientras que fuentes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sostienen que las fallas en el suministro de electricidad que dejaron sin luz a miles de usuarios, obedece a la infraestructura afectada por una tormenta que golpeó a Reynosa el pasado 21 de mayo.

A más de un mes del incidente y sumado a las altas temperaturas de hasta 43 grados centígrados que se han registrado hay colonias del Área Metropolitana de Monterrey que sufren de cortes de luz durante el día, prolongándose hasta por horas, la CFE no ha dado reporte de cuántas casas o colonias se han visto afectadas, pero en redes sociales proliferan quejas de usuarios de los municipios de Monterrey, San Nicolás de los Garza, Guadalupe, Apodaca y Juárez, que les cortaron el suministro de electricidad sin aviso.

José Luis Leyva, vocero de la CFE, explicó que los cortes en el suministro de energía que se han reportado corresponden a la falla que se suscitó en Reynosa el mes pasado.

“Esto es mientras se reponen las dos líneas de transmisión que resultaron dañadas por la tormenta allá en Reynosa (…) Nosotros no planeamos los tiros de carga (apagones), eso lo hace el Cenace y tengo entendido que no se tienen previstos”, señaló el vocero.
Falta infraestructura

El catedrático de marco jurídico de la electricidad de la escuela de derecho de la UDEM, mencionó que en este momento también afecta la falta de infraestructura, e incluso las pérdidas de electricidad que tiene el sistema eléctrico.

México registra una tasa del 12 por ciento frente al promedio a nivel mundial que oscila en niveles de 6 por ciento.

Mientras que Monterrey la tasa debe de andar en niveles del 11 por ciento de pérdidas de energía, que puede deberse a fallas técnicas o robo de electricidad (los llamados diablitos).

Arrambide señaló que el Cenace debe de tener ya un plan de apagones escalonados a aplicar en las siguientes semanas, dado que esta situación se agravará porque las altas temperaturas prevalecerán.

El panorama en el corto plazo no es nada favorable porque la infraestructura eléctrica no se da abasto, cada año la situación se agravará, enfatizó.

Aunque vienen centrales eléctricas que están en puerta su construcción, además de más líneas de transmisión y de distribución esta infraestructura se tarda por lo menos unos dos años.

Mayo-junio 2017