Nota-Banca-y-FinanzasPor Economía Hoy

Los bancos tradicionales pasarán de ser un negocio en sí mismo a convertirse en centros de datos, en base a los cuales proveerán nuevos productos y servicios, según los expertos reunidos esta semana en Moneycorp, un evento sobre el futuro de la banca y las finanzas.

Este modelo, conocido como “open banking” o banca abierta, permitirá a empresas emergentes y desarrolladores lanzar productos y servicios personalizados al acceder a los datos de los clientes (previo permiso), como reconoció el responsable global de soluciones al cliente de BBVA, Derek White.

“En el futuro los bancos podrán desatar el poder de los datos en experiencias para el usuario”, aseguró White, que cree que la tecnología de los teléfonos móviles ha dejado “antiguo” el modelo de interacción persona a persona y ha abierto “nuevos canales”, por lo que el papel de las entidades financieras será “estar cerca” del cliente con formas nuevas.

En un contexto en el que los ciudadanos interactúan con el dinero de manera “totalmente diferente” gracias a las nuevas tecnologías, White consideró que los usuarios ahora quieren “velocidad, precisión e inmediatez”, lo cual “está transformando” un sector financiero que, en su opinión, debe centrarse en “ayudar a tomar decisiones” al cliente antes que en los productos.

En este entorno, aseguró que los bancos deben buscar “alianzas” con las “fintech” o empresas tecnofinancieras, una idea en la que coincidieron otros expertos al señalar que estas últimas están cambiando el modelo de distribución de productos y servicios.

Este “open banking”, a su vez, “transforma la experiencia” del usuario con el banco, que “pasa de ser un negocio a un centro de datos” para el diseño de estos productos y servicios basándose en entender el comportamiento de los clientes, aseguró el experto en tecnofinanzas Brett King.

Los “ganadores” en este nuevo contexto, coincidieron distintos ponentes, serán los que piensen “en abierto” y puedan transformar la interacción con los usuarios en datos para entender al consumidor.

Sobre el papel de las compañías tecnológicas de finanzas en el futuro, los analistas de Silicon Valley reunidos en Moneyconf apuntaron que en Europa hay “muchas oportunidades” de crecimiento en los próximos cinco años ya que hay “mucho capital” para aumentar la inversión, al ser actualmente solo una cuarta parte del volumen que se dedica a ellas en San Francisco, California.

Asimismo, destacaron las iniciativas en el Viejo Continente para impulsar nueva regulación al respecto, como la directiva europea de medios de pago (PSD2), que debería entrar en vigor en 2018 y que calificaron como “una gran oportunidad”, así como el “sandbox” o banco de pruebas regulatorio que funciona en el Reino Unido y que en España pondrá en marcha la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En cuanto a la PSD2, que obliga a los bancos a abrir sus bases de datos de clientes a terceras empresas para que puedan prestar servicios bancarios, creen que ayudará a “desarrollar” el sector tecnofinanciero.

Por último, la presidenta de mercados internacionales de Mastercard, Ann Cairns, señaló que estas compañías especializadas en tecnología son de utilidad además para “la inclusión financiera de los jóvenes”, ya que facilitan el acceso de las nuevas generaciones a este mercado.

Mayo-junio 2017