Dijo que su prioridad será combatir la inseguridad a través de la capacitación de los policías y fortalecer la coordinación con las Fuerzas Armadas.

El candidato a la alcaldía de Acapulco por la coalición “Por Guerrero al Frente”, Joaquín Badillo Escamilla, prometió que después de ganar la elección del primero de julio, su prioridad será combatir la inseguridad a través de la capacitación de los policías y fortalecer la coordinación con las Fuerzas Armadas, para que con trabajo de inteligencia se desmantelen a los grupos criminales y dar resultados a los tres meses de su gobierno.

Así lo planteó inicialmente ante los acasocios, a quienes les recordó que, como especialista en seguridad privada, conocía perfectamente el tema y por eso aplicará nuevas estrategias para desmantelar a los grupos criminales, pero no será a balazos como logre su objetivo, sino con un trabajo de inteligencia perfectamente coordinado con las Fuerzas Armadas.

Por eso indicó que ha cumplido con todos los requisitos para poder gobernar al puerto de Acapulco, presentando su declaración patrimonial, de no conflictos de intereses y su declaración fiscal, además de que ante notario público firmó con su familia que las empresas que representan no van a participar en el Ayuntamiento después del primero de julio.

También recordó que se practicó el examen toxicológico y ante la presencia de los medios de comunicación se informó que resultó negativo en el consumo de cocaína, marihuana, metanfetaminas, las famosas drogas sintéticas, barbitúricos, ni siquiera de un calmante para dormir, calmar el estrés o para curar la presión.

El candidato del PRD, PAN y MC, “Jacko” Badillo, criticó a algunos candidatos que ya empiezan a rehuir a este tipo de muestras a la sociedad y también que no acepten debatir, a pesar que el viernes 25 de mayo hizo la solicitud formal ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, “porque Acapulco y la sociedad merecen que los candidatos contrasten sus ideas a través del debate y pueda analizarse el bagaje que ofrecen”.

Sin embargo, denunció que los candidatos están evadiendo ir al debate, así como hacerse el examen toxicológico y presentar su declaración de tres de tres, porque Acapulco merece tener al mejor hombre o a la mejor mujer, en todos los sentidos.

Pero, por el contrario, denunció que los que operan los programas sociales están amenazando a sus simpatizantes de que perderán estos beneficios si asisten a sus actos de campaña, por eso adelantó que presentará la denuncia formal ante la Fiscalía Especializada Para la Atención de los Delitos Electorales (FEPADE).

El candidato a la presidencia municipal, Badillo Escamilla, asimismo, alertó que existe el riesgo que algunos que veían que tenían todas las de ganar hoy las ven truncas y podrían caer en un acto desesperado y recurrir al tema de las amenazas, la violencia o que puedan generar un conflicto social, por eso ha invitado a la mesura.

Exigió que dejen de amenazar a la gente de que les van a retirar el apoyo del programa Prospera y 65 y más, porque no les va a funcionar y que la ola amarilla va ya en la ruta del triunfo.

Mayo-junio 2018