Por Zócalo

Ciudad de México.- México cayó cinco lugares en el Índice de Competitividad por calidad de Infraestructura 2017-2018 del World Economic Forum (WEF), por lo que hacia 2020 el país tiene un requerimiento básico de 73 mil 977 millones de dólares como inversión anual.

De acuerdo con un reporte del Centro de Estudios del Sector de la Construcción (Ceesco), con base en datos del WEF, el país ocupa la posición 62 del Índice de Competitividad por calidad de Infraestructura de un total de 137 países evaluados.

De seis componentes que integran el índice, solo uno registró progreso y fue el de carreteras, que avanzó seis lugares en comparación con el ránking 2016-2017, para ubicarse en la posición 52.

La infraestructura ferroviaria registró la mayor caída, al descender siete escalones y quedar en el lugar 65. Le sigue el rubro aeroportuario que bajó seis niveles, del lugar 61 al 67.

La causa más relevante de estas caídas, de acuerdo con el reporte del Ceesco, es “la reducción de recursos públicos para el desarrollo de infraestructura y para su mantenimiento”.

De acuerdo con el centro de estudios de la Cámara Mexicana de la Construcción, la invesión pública en infraestructura como porcentaje del PIB ha pasado de alcanzar 5.5% en 2009 a 2.5% al primer semestre de 2017.

En tanto la Inversión Física Presupuestaria en cada Presupuesto de Egresos de la Federación pasó de 842 mil 261 millones de pesos (mdp) corrientes a 577,861 mdp para 2018.

El Ceesco recordó que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) ha subrayado que la inversión en infraestructura debería encontrarse ente 5.0% y 8.0% del PIB de la región.

Noviembre-diciembre 2017