China Railway Corporation (CRC), una empresa estatal del gobierno chino, está interesada en vender tecnología para la ampliación de la Línea 12 y la modernización de la Línea A, así como ofreció img_4109financiamiento para desarrollar cualquier otro proyecto en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro de la Ciudad de México.

“Los chinos nos están ofreciendo tecnología como trenes para la Ciudad de México, así como nos están ofreciendo inversión para infraestructura férrea; algo que estamos revisando y no hay ningún contrato todavía con ellos”, reveló Jorge Gaviño Ambriz, director del Metro.

Según el responsable del transporte más grande de la capital del país, la compañía recibida hace ya una semana es CRC, una empresa estatal del gobierno chino.

“Estamos con los chinos y con varios empresarios extranjeros viendo varias cosas” para el Metro de la Ciudad de México, comentó Gavino Ambriz.

De momento se están analizando las características de los trenes ofrecidos por la compañía asiática, y en este instante “no tenemos todavía cuáles serán los costos de estos trenes y estamos revisando el tema”, agregó Gaviño Ambriz.

Hace dos años, a los fabricantes de trenes chinos se les cerró la puerta para ingresar al mercado mexicano, ya que les cancelaron la licitación para la construcción del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, la obra ferroviaria más importante desde el gobierno de Porfirio Díaz.

El 15 de octubre de 2014, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) recibió ocho cajas de empresas con sus propuestas para la construcción del tren de alta velocidad México-Querétaro, una licitación entregada a China Railway y sus socios mexicanos: GIA, Prodemex, GHP y TEYA. Pero fue cancelada la obra y desechada la licitación del transporte que costaría cerca de 50,820 millones de pesos.

Salomón Chertorivski Woldenberg, secretario de Desarrollo Económico (Sedeco) del gobierno de la Ciudad de México, pidió a un grupo de empresarios ver al mercado chino y a las empresas de ese país, luego de las amenazas lanzadas por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

“Lo que China y México logren hacer en su relación comercial será el punto de partida para un nuevo orden económico mundial”, señaló el funcionario capitalino.

El triunfo del candidato republicano es una amenaza real para la economía de México y el resto del mundo, comentó Chertorivski Woldenberg.

Trump hizo campaña con una plataforma proteccionista y aislacionista, así como prometió a los ciudadanos estadounidenses cobrar aranceles a las exportaciones de México y China. Esos cobros podrían volverse una realidad en los próximos meses. Todo se abre para que las empresas chinas y asiáticas lleguen a invertir a México.

—¿Hay posibilidades de ver esos trenes chinos en algún proyecto del Metro?, —se le cuestiona a Jorge Gaviño Ambriz.
—Podría ser, si tienen las características que nosotros requerimos, así como podrán concursar en las licitaciones. Es importante señalar que todas las compras de ese tipo serán licitaciones públicas internacionales, de tal manera que ninguna compra será directa. Si ellos quieren participar, tendrán que participar de acuerdo a las especificaciones que se requieren.

—¿Los trenes serán para la Línea 12?
—Serán con trenes férreos para la Línea A y 12, porque ellos no fabrican trenes con tecnología neumática. Solamente hay tres empresas en el mundo que fabrican trenes con tecnología neumática, que son Alstom, Bombardier y CAF. Los otros fabricantes de trenes de tecnología férrea son más de una docena.

—¿China les ha ofrecido mejores precios?
—Son más baratos por la tecnología, que es muy agresiva. Ya en Estados Unidos han vendido varios trenes férreos, han participado en licitaciones y las han ganado. Vamos a ver qué pasa en la Ciudad de México. No sabemos si vamos a comprar trenes férreos para la Línea 12, como para la Línea A.

— ¿Los trenes férreos no serían la prioridad, porque la Línea 1 es la prioridad?
—La prioridad es Línea 1 y desde luego vamos a tener que comprar unos trenes para la Línea 12 en caso de que terminemos la ampliación, por lo que debemos comprar cuando menos seis trenes férreos para completar la Línea 12.

—¿Los chinos quieren invertir al Sistema de Transporte Colectivo Metro?
—Ellos están abiertos y están planteando un esquema financiero, ellos traen respaldos bancarios internacionales y nos están ofreciendo apoyos económicos y de financiamiento. Solamente en caso de comprar algún tren será a través de una licitación pública internacional.

—¿Las obras se pueden dar a través de una asociación público privada (APP) o Proyectos de Prestación de Servicios (PPS)?
—Sí desde luego. Vamos a intentar cualquier tema contemplado por la ley como un PPS o un RP. En caso de una ampliación podría darse esa figura.

Fuente Forbes

Noviembre-diciembre 2016