120 mil empleos se han perdido en los últimos nueve meses en las empresas mexicanas de la ingeniería civil.

Por Alejandro Durán

Derivado del desplome que reporta tanto la inversión pública y privada, la construcción de infraestructura como puentes, carreteras y presas va en caída libre, al acumular 22 meses de tasas negativas de decrecimiento.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante febrero pasado el sector de ingeniería civil cayó 7.2% a tasa anual, con lo que transita en la peor crisis de la que se tenga registro, superando, por lo tanto, la racha negativa de 17 caídas consecutivas que acumuló por la llamada “crisis del tequila” de 1995.

La última vez que el indicador reportó cifras positivas fue en abril de 2016, cuando avanzó apenas 0.20% a tasa anual.

De acuerdo con Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, el débil desempeño que reporta la construcción de infraestructura pública es resultado de los cuatro años a la baja que acumuló en 2017 la inversión pública en México.

Sin embargo, advierte que el escenario no cambiará mucho en lo que resta de este 2018, pues todo apunta a que la inversión pública sumará un año más a la baja, lo que golpeará la construcción de puentes, carreteras, puertos y presas, por ejemplo.

Cabe mencionar que, precisamente el bajo dinamismo que reporta el sector mencionado ha impacto la plantilla laboral de las empresas mexicanas de la construcción, las cuales en los últimos nueve años han perdido más de 120 mil empleos,

Por su parte, INEGI también reportó que la minería (otro gran componente de la actividad industrial), cayó 5.7%, mientras que las industrias manufactureras avanzaron apenas 0.9%.

Marzo-abril 2018