Aeropuerto

El Gobierno mexicano da un paso adelante y dos atrás al intentar alinearse con las directrices de la industria aérea mundial.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), a través de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), propuso incluir un coordinador independiente en los aeropuertos saturados, como el aeropuerto de la Ciudad de México, pero no le deja el manejo de los horarios de aterrizaje y despegue –conocidos en la industria como slots-.

El coordinador independiente, que propone deberá ser designado por la DGAC, y será el encargado de supervisar, monitorear y evaluar el uso de los slots en los aeropuertos saturados, de acuerdo con la propuesta que reforma el reglamento de la Ley de Aeropuertos.

 “El coordinador de horarios (…) es funcional y técnicamente independiente de cualquier parte individual interesada, cuya función es supervisar la ocupación de los horarios asignados a los transportistas aéreos de forma imparcial, transparente y no discriminatoria”, detalló la información adicional enviada por Miguel Peláez Lira, director general de la DGAC, a las bases de asignación de horarios de aterrizaje y despegue que propone la SCT en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer).

Sin embargo, este nuevo auxiliar sólo podrá proponer los horarios –tal como lo hace ya el Comité de Operación y Horarios- pues la asignación de los slots seguirá en manos del actual administrador aeroportuario, contrario a lo que propone la industria aérea y la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

Reglas internacionales

Entre las funciones que debe tener un coordinador destaca la de asignar los slots a las aerolíneas y otros operadoras de forma imparcial, transparente y no discriminatoria, de acuerdo con las directrices internacionales de la industria aérea para la asignación de slots que recopila la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés).

descarga

La IATA, que agrupa el 80% del tráfico aéreo, ha insistido desde hace dos años en que México adopte por completo los lineamientos internacionales de la industria para homologar las operaciones con otros aeropuertos y así simplificar las operaciones a las aerolíneas que viajan de un país a otro.

Los puntos que esta asociación pide a las autoridades mexicanas pueden resumirse en tener un coordinador independiente que asigne los slots de manera transparente y establecer un criterio de porcentaje mínimo de utilización de slots de 80% para mantener un horario – actualmente es de 85%.

Una voz que se opone a esta nueva propuesta de la SCT, que se estima costará unos 335 millones de pesos, es la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), organismo que está por dar una resolución final sobre las barreras anticompetitivas encontradas en el aeropuerto de la Ciudad de México.

En un documento público en la Cofemer, Carlos Mena, titular de la Autoridad Investigadora de la Cofece, señaló que las atribuciones del coordinador de horarios son limitadas y podrían estar desapegadas a las funciones previstas en las directrices mundiales de slots.

En este impasse con las autoridades sobre los slots que ha durado años, la industria aérea vio un primer paso con la propuesta regulatoria enviada por la SCT en mayo pasado, pero insistió en la transparencia e independencia del coordinador.

Una iniciativa que propone una serie de reformas desde la Ley de Aeropuertos para incorporar a un coordinador independiente que asigne los slots, tenga independencia del aeropuerto y transparente el uso de slots permanece congelada desde marzo pasado en la Comisión de Comunicaciones y Transporte en el Senado, pues no tienen presidente desde enero pasado luego de que el panista Javier Lozano dejara su cargo en la Cámara alta.

La SCT elaboró los anteproyectos “Decreto por el que se reforma y adiciona el Reglamento de la Ley de Aeropuertos” y “las Bases Generales para la Asignación de Horarios de Aterrizaje y Despegue en Aeropuertos en Condiciones de Saturación”, en los que también integra un fondo de reserva de slots, pero cuyas reglas han sido criticadas por la Cofece.

Julio-agosto 2017