El sector privado está anuente en revisar los incentivos fiscales, como condicionante del gobierno para eliminar el 1.5 por ciento de Impuesto Sobre Rentas (ISR), pero advierte que de quitar todas las exoneraciones se afectaría a más de un millón de empleos en Honduras.

En esos términos se pronunció este miércoles el presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Luis Larach, en relación a la propuesta del Ejecutivo de revisar también el rendimiento de los incentivos fiscales como parte de un plan integral para generar trabajo.

“Las exoneraciones que no representen impacto para los consumidores finales y que no estén generando el empleo necesario, pues revisemos y analicémoslas. Estamos completamente abiertos”.

“Este es un trabajo en equipo que se tiene que hacer anteponiendo los intereses de Honduras y no de ciertos sectores específicos”. En torno al planteamiento del gobierno de realizar una revisión integral en la materia tributaria, Larach es del criterio que “no solo revisen lo que están captando, sino lo que están perdiendo o erogando”.

“Pero vamos a ser muy claros con este tema de las exoneraciones, generalmente cuando se han aprobado en el honorable Congreso Nacional, esas exoneraciones tienen un propósito. Si no están sirviendo para ese propósito, entonces, revisémoslas”.

Sin embargo se preguntó lo que pasaría si se eliminan todas las exoneraciones fiscales que de acuerdo a la Secretaría de Finanzas, suman alrededor de 37,000 millones de lempiras, al tiempo de mencionar. “Qué va a suceder. Entonces, vas a perder cuántos empleos, un millón de empleos, entonces, analicémoslo”, puntualizó el dirigente empresarial. (JB)

 

Enero-febrero 2018