Seguridad-PublicaPor Arturo Cerda

El pasado 10 de agosto, policías de Iztapalapa, en la Ciudad de México, detuvieron a un sujeto que participó en el secuestro a una familia.

La Secretaría de Seguridad Pública fue alertada, a través del número de emergencia 9-1-1, de un robo a casa-habitación en colonia Guadalupe del Moral, así como que un sospechoso huía en un auto compacto de lujo.

Con cámaras de vigilancia localizaron el vehículo, policías lo alcanzaron cuadras adelante y detuvieron a un hombre de 32 años de edad.

La víctima narró a los uniformados que todo comenzó cuando iba a bordo de una camioneta con sus hijas de 10 y 25 años de edad en calles de la colonia Guadalupe del Moral. Notó que eran seguidos por otra camioneta y metros adelante les cerró el paso un taxi del que bajaron cuatro individuos con pistolas, lo amagaron y obligaron a pasarse al asiento de atrás con las jóvenes.

Al hombre le exigían el dinero de un cobro previo que había realizado. Lo pasearon alrededor de una hora y luego los delincuentes pasaron a las hijas a otro carro. Al padre lo llevaron a su casa, donde estaba su esposa.

Al entrar al domicilio fueron sometidos y amarrados de pies y manos, exigiendo el dinero y las joyas, de lo contrario, les quitarían un dedo a sus hijas, por lo que entregaron dinero en efectivo, juegos de video, cuatro tabletas, una computadora, cuatro teléfonos celulares y algunos aretes y esclavas de oro”, señaló José Gil García, Jefe del Estado Mayor Policial.

El imputado fue llevado a la Fiscalía Especializada en Secuestro de la Procuraduría Capitalina, donde fue abierta una carpeta de investigación por el delito de “secuestro exprés agravado con la finalidad de robo.

Se logró que un juez de control calificara de legal la detención, determinara la prisión preventiva oficiosa, lo vinculara a proceso y fijara cuatro meses para la terminación de la investigación complementaria. De encontrarse penalmente responsable del ilícito, el imputado podía recibir una condena de entre 50 y 90 años de prisión por cada una de las víctimas que privó de la libertad, por haber actuado en grupo y con violencia”, comentó Guillermo Terán Pulido, subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales.

La Policía de Investigación de la procuraduría ya busca a sus cómplices.

Julio-agosto 2017