Porteros remotos, drones, reconocimiento facial y otros servicios ganan peso en la facturación del sector

Gentileza de Segura Satelital

Si por la década del 90′, en las obras en construcción se buscaba un guardia de seguridad para la etapa final, cuando los materiales valiosos y fáciles de comercializar quedaban a la vista, hoy, en general, se los contrata al comienzo, para evitar que se roben hasta el pedregullo.

Así de gráfico fue el director de la empresa de seguridad privada Segurpas, Eduardo Montautti, al momento de explicar el aumento en la demanda de servicios de seguridad en Uruguay en los últimos años.

Varios actores del sector coincidieron en señalar que se trata de un rubro en crecimiento, empujado principalmente por el aumento de la sensación de inseguridad. “Antes tener un sistema de alarma en una residencia era un lujo, hoy es una necesidad”, dijo a Café & Negocios la gerenta general de G4S, Sandra Rodríguez.

Los delitos contra la propiedad -tanto en hogares como en empresas y pequeños comercios-, entre semana y los fines de semana, se incrementaron, según el presidente de la Cámara Uruguaya de Empresas de Seguridad, Oscar Sagasti. Y la facturación del sector crece. Sin embargo, lo hace a menores tasas que en años anteriores.

Mientras que en los últimos diez años la facturación del sector aumentaba año a año entre un 10% y 20%, en el último año lo hizo entre un 7 y 10%. ¿Cómo se explica? Una palabra lo resume casi todo: tecnología.

Según Sagasti, este cambio se está dando por la migración de la seguridad física (guardias) a los elementos tecnológicos. Si antes el crecimiento del sector estaba determinado por el aumento de guardias de seguridad, hoy se ve influído también por el de servicios tecnológicos. “Está creciendo la tecnología que apoya a esas personas a realizar sus tareas”, subrayó. Alarmas, cámaras de seguridad, controles de acceso, circuitos cerrados de televisión (porteros remotos), reconocimiento facial, entre otros tipos de tecnologías, están ganando peso dentro del monto total de la facturación del sector. Y, según Sagasti, son montos menores al de facturación de un salario mensual de un guardia.

El director de Sigma Seguridad, Ruy Rodríguez, considera que en este panorama existe para las empresas del rubro la oportunidad de agregar nuevos productos y servicios.

Portero remoto

Varios son los productos que se señalan como los más solicitados entre quienes dirigen estas compañías. En opinión de Sagasti, lo más demandado son los elementos llamados “de intrusión”, como alarmas, controles de acceso -dispositivos muy usados en empresas que verifican identidades a través de huellas digitales o tarjetas- y videos. Y de estos, el video se ha convertido en “la gran vedette”, aseguró el director comercial se Securitas, José Luis Collazo.

Uno de los servicios más mencionados por las empresas consultadas, es el circuito cerrado de televisión. Esta tecnología permite que una sola persona monitoree al mismo tiempo decenas de áreas y sectores. Según Rodríguez de Sigma, son principalmente utilizados por empresas y poco a poco los edificios de la ciudad están notando su potencial. Y es que, ante los costos de los servicios de portería, las comisiones de vecinos comenzaron a solicitar el circuito cerrado de televisión para que funcionen como una especie de portero remoto. “Los edificios buscan que uno o dos turnos se atiendan con circuito cerrado de televisión”, dijo Rodríguez. Agregó que hasta el día de hoy, no se ha desarrollado “algo realmente efectivo”, para cumplir con esa necesidad de mercado.

Igualmente, según Collazo, el recurso humano sigue y continuará siendo necesario en el sector. Subrayó que, pese a que se tenga la mejor tecnología, será la persona que esté detrás quien se encargue de tomar acción frente al suceso que se indique. “Partimos de la base de que tiene que haber un excelente centro de monitoreo capacitado que haga que la inversión en seguridad sea optimizada”, apuntó.

El gran cambio, es que la cámara pasa a ser la que dice al operador lo que está pasando, y no el operador el que identifica el suceso, aclaró. Esta es una de las grandes ventajas ya que estar constantemente observando lo que sucede en detalle en 30 cámaras a la vez, no siempre es posible.
Los guardias de seguridad representan un 60% de la facturación de Securitas, mientras que el otro 40% proviene de las soluciones tecnológicas. La tecnología, según Collazo, podrá equiparar o superar a la seguridad física, aunque no cree que suceda en el corto plazo.

Mayo-junio 2018