El Sistema de Justicia Penal no se trata únicamente de tribunales, jueces y detenidos, es un proceso y un sistema que implica una serie de pasos desde la prevención del delito, la detención, presentación de pruebas y elementos que son llevados ante un juez para obtener finalmente una resolución que se ejecute; si este círculo funciona adecuadamente se puede hablar que existe un estado de derecho en el ámbito penal. La justicia va más allá de lo penal pero es este el eslabón más fuerte técnicamente hablando para hacer cumplir la ley cuando los demás elementos se han agotado.

Mitos y críticas sobre el Nuevo Sistema de Justicia Penal se escuchan en la actualidad como el que su operación es complicada; lo cierto es que el 93.7 de los delitos ocurridos no son denunciados o no derivan en una investigación, esta “cifra negra”  no llega al conocimiento de la autoridad y las causas van desde la falta de confianza,  mecanismos inaccesibles o la pérdida del interés para poner al conocimiento de la autoridad un hecho delictivo.

En 2008 inició el cambio del sistema penal que buscaba en 8 años tener una justicia transparente que permita a las autoridades responder a las víctimas y hacer que los  responsables de un delito sean sancionados. La fecha decidida para que el nuevo sistema operara a nivel nacional fue el 18 de junio de 2016. Para 2012 a nivel estatal únicamente se contaba con el 10% de esa trasformación y en el ámbito federal se encontraba en ceros por lo que se generó un plan de acción para llevar a cabo la trasformación de las autoridades y operadores (policía, Ministerios Públicos, peritos, jueces, defensores y abogados) en menos de 4 años, así como llevar a cabo la creación de muchas figuras innovadoras y se invirtió cerca de 21 mil millones de pesos.

Mucho se ha dicho sobre este sistema, críticas van y vienen y el desconocimiento crece, por esto la primera reunión mensual de ASIS Internacional Capítulo México de este 2018 contó con la presencia de la Dra. María de los Ángeles Fromow Rangel quien presentó la conferencia “El nuevo marco de la Justicia Penal en México y la seguridad: mitos realidades y propuestas para su consolidación e inclusión”.

La ponente expuso puntos contundentes de esta nueva reforma tal como la de juicios orales que implica pasos previos que llevan a la facilidad y accesibilidad para levantar una denuncia, donde es fundamental la correcta operación y responsabilidad de los primeros respondientes, es decir quienes llegan al  lugar de los hechos (policías), para tomar constancia de lo sucedido, detener adecuadamente a quienes sean señalados de cometer el delito y respetar los derechos humanos. En este punto la Dra. Fromow Rangel recalcó que con frecuencia se olvidan los derechos de las víctimas y ahora con en el nuevo sistema éstas tienen voz y voto; y la profesionalización es fundamental para que se lleven a cabo todos los procesos y se conozcan los derechos para poder así tener efectividad. A nivel nacional es necesario llevar a cabo certificaciones y una evaluación permanente para el cuerpo de policías a fin de fortalecer su operatividad. Dentro de las innovaciones se diseñó el informe policial homologado IPH el cual ha traído una serie de eficiencias, afirmó la ponente.

Una de las críticas hacia el sistema anterior eran las detenciones que violentan los derechos humanos al tratarse de procesos penales de 2 ó 3 años, mismos que la persona pasaba detenida, el nuevo sistema busca que esto se elimine con la implementación de Justicia Alternativa, que privilegia la presunción de inocencia y el lograr un acuerdo entre las partes dando la alternativa de despresurizar el sistema, respetando los derechos de las víctimas y lograr la reparación del daño pero es necesario darse ambas circunstancias para que se ejerza esta opción. Con este cambio la ponente afirma que se puede dar seguimiento a los casos relevantes pero es necesario que la ciudadanía se involucre en el cambio, conozca y ejerza su derecho además de que es fundamental capacitar a funcionarios para que brinden la información y orientación adecuada. “Se busca que la impartición de justicia se lleve a cabo de manera igualitaria por lo que ahora en una audiencia deben estar presentes el  Ministerio Público, el defensor y el Asistente Jurídico a Victima (figura recientemente creada). Buscar ejercer los derechos de las víctimas en todos los niveles para que el sistema se entienda al 100% y con eficacia es uno de los retos”.

En cuanto al tema de seguridad y justicia el ámbito empresarial tiene la tarea de llevar el control de prevención de delitos internos ya que las leyes penales lo exigen y en la actualidad se ven casos de enjuiciamiento para con las empresas.

Para finalizar se resaltó que el reto importante para la consolidación de este nuevo sistema es que pase por un esquema verdadero de procuración de justicia. La función de la fiscalía, su estructura y mecanismos son fundamentales para lograr tener un modelo de procuración de justicia en todo el país para así tener un marco jurídico donde la participación de la ciudadanía es importante.

Marzo-abril 2018