Por El Financiero

Directivos y especialistas expusieron los retos que tiene la industria eléctrica en México, a un año de operar el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), destacaron los derechos de transmisión, la infraestructura y la seguridad en las inversiones.

Durante el panel sobre energía renovable en el 3rd México Infraestructure Projects Forum, Francisco J. Garza, director de energía de Cemex, comentó que con base a lo que fija la Ley de Transición Energética, (consumo de un 35 por ciento de energía limpia), para lograrlo se tiene un plazo bastante estrecho y enfrentando varios desafíos, entre estos resaltan la movilidad de capital, ya que se requiere entre 18 a 20 mil millones de dólares en infraestructura de generación más líneas eléctricas y buena parte de estos activos no van a poder estar listos en ese tiempo.

Lo cual implicará que la visión de negocios de los bancos e inversores cambie para poder financiar estos proyectos, apuntó el directivo.

A su vez, Angélica Ruiz, directora general de Vestas para México y el norte de Latinoamérica, mencionó que las subastas eléctricas han venido a duplicar la capacidad de generación eléctrica renovable, lo que es positivo.

No obstante, que es necesario incorporar tecnologías y la experiencia que se tienen en nuestros países para abonar al desarrollo del sector.
“Otro de los retos son los derechos de transmisión, una mayor infraestructura y por el lado de riesgo el tema de seguridad”.

En el panel de líneas de transmisión, Gustavo Villa Carapia, director del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), indicó que se ha propuesto a la Sener un proyecto de línea corriente directa para interconectar los dos principales centros de producción del país, Monterrey y la Ciudad de México, por unos tres mil megawatts. Señaló que sólo se espera la aprobación de la CRE y una vez autorizado podría entrar en operación en el 2023.

Otra línea para interconectar Tamaulipas con Monterrey de corriente alterna de 400 kilovoltios para entrar en operación tentativamente en el 2022.

En el mismo panel, Alejandro Ibarra Yunes, profesor de economía y política pública del EGADE del Tecnológico de Monterrey, resaltó su preocupación sobre los costos de transmisión así como el desempeño del Cenace a un año de su operación.

Enero-febrero 2018