Coahuila y el Estado de México celebrarán elecciones este 2017 con finanzas públicas próximas al límite.

El primer estado con una relación deuda-participaciones de 234.7 por ciento (81.4% nacional) y un posible ‘indicador rojo’ en el sistema de alertas que entrará en vigor el próximo año, que evitaría la emisión de nueva deuda.

En tanto el segundo enfrenta una previsible baja en la perspectiva actual de la deuda por parte de calificadoras, de estable a negativa, ante su desbordante gasto corriente como relación al ingreso fiscal.

El próximo año, arrastrarán riesgos financieros causados por la deuda y un mal manejo en el gasto corriente, los cuales incrementarán en 2017 tras la implementación de la Ley de Disciplina Financiera y con el proceso electoral, señalaron calificadoras a El Financiero.

Por su alto nivel de endeudamiento (95.5 por ciento con respecto a sus ingresos totales) tiene las características para que cuando se aplique el sistema de alertas de la Ley de Disciplina Financiera (en febrero de 2017), tenga indicador rojo y con ello la entidad tendría que renegociar su verdadera capacidad de endeudamiento, es decir que ésta bajaría o, de acuerdo a los términos que se implementen, no podrá solicitar más deuda, salvo con el aval del gobierno federal, explicó Ricardo Gallegos, director ejecutivo senior de Finanzas Públicas de HR Ratings.

Con ello tendría que hacer ajustes a su economía, mientras sortea con el proceso electoral para las elecciones que se llevarán a cabo el 3 de junio del próximo año.

Por su parte, el Estado de México, si bien no tiene un nivel alto de deuda con respecto a sus ingresos totales – 22 por ciento-, corre el riesgo de que le bajen su perspectiva crediticia a negativa si el nivel de su gasto corriente y transferencias no etiquetadas continúa siendo superior al nivel de sus ingresos fiscales ordinarios, refiere el documento de la última revisión a la entidad en julio de 2016, por parte de Fitch Ratings.

Nayarit, que también tendrá elecciones en 2017, tiene un pasivo circulante elevado y creciente aunado a una liquidez limitada y un indicador de sostenibilidad alto que, en efecto, limita la capacidad de realizar inversión con recursos estatales.

Además, enfrenta una proporción baja de ingresos propios a totales y una relación deuda-participaciones de 95.5 por ciento, superior al promedio nacional de 81.4 por ciento.

Elecciones

Coahuila y el Estado de México tendrán elecciones este 2017 con finanzas públicas próximas al límite.

Coahuila . Por su alto nivel de endeudamiento no podrá solicitar más deuda, salvo con el aval del gobierno federal.

Edo. México. Si bien no tiene un nivel alto de deuda con respecto a sus ingresos, corre el riesgo de que le bajen su perspectiva crediticia a negativa por el nivel de su gasto corriente.

INFORMADOR.MX

Enero-febrero 2017