Salud-y-CulturaPor Belén M. Saldivar

En México, el gasto en salud lo realizan familias que tienen o no acceso a los servicios de la seguridad social, indicó Francisco Oliveros, CEO de Seguros Sura México. “A pesar de ser derechohabientes, muchas familias prefieren pagar servicios particulares por diversas razones, pero la principal es la atención a comodidades percibidas en hospitales”, precisó.

El gasto de bolsillo en salud, de acuerdo con el centro de análisis e investigación Fundar, se define como la proporción del gasto que las familias destinan a través de gastos directos, a solventar los distintos requerimientos de la atención de la salud, una vez satisfechas sus necesidades alimentarias.

En México, este gasto que realizan las familias constituye 45% de los ingresos del sistema de salud y 4% del gasto de los hogares, de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Estas cifras son de las más altas entre los países miembros de la organización.

De acuerdo con el estudio de la OCDE sobre los sistemas de salud en México, el que el gasto de bolsillo en salud sea uno de los más elevados de los miembros —en la última década no se ha reducido exponencialmente a pesar de los esfuerzos del gobierno por ampliar la cobertura— indica “que todavía se está lejos de alcanzar una cobertura efectiva y servicios de alta calidad. Todos los principales actores involucrados están de acuerdo en que México necesita construir un sistema de salud más equitativo, eficiente y sostenible”.

En línea con lo anterior, Paulino Decanini, presidente ejecutivo de Sis Nova, destacó que a pesar de toda la infraestructura que existe en México la gente sigue gastando en salud, ya que cada vez es más difícil que el gobierno cumpla con la parte de servicios porque las instituciones de salud pública, como el IMSS, se saturan.

“Los indicadores de salud en México están muy bajos por muchas causas, pero una de las importantes es porque no se tiene un tema de acceso a la salud desde la prevención (…) El gasto de bolsillo en salud se le puede dar un rumbo diferente y generar un beneficio para la población. Un beneficio importante, ya que el tener un servicio de salud óptimo es fundamental para el desarrollo de la comunidad”, aseguró.

Sura aseveró que uno de los principales pendientes dentro del sector salud en el país es “aumentar la accesibilidad de los servicios y optimizar el gasto de bolsillo que tienen que erogar los mexicanos para cubrir la falta de cobertura de salud pública o para evitar acudir a instituciones gubernamentales que se encuentran saturadas por la demanda de servicios”.

De acuerdo con el Modelo de Atención Integral de Salud, de la Secretaría de Salud, cada año, se estima que entre 2 y 3 millones de familias enfrentan gastos catastróficos en salud, mientras que 1.2 millones cruzan la barrera de la pobreza por esta misma causa. “La problemática no es desconocida para el gobierno mexicano”, aseveró la aseguradora.

Tarjeta con seguro de gastos médicos
Por otra parte, Francisco Oliveros recordó que la baja penetración del seguro de gastos médicos y accidentes entre la población mexicana, que es de 7%, se debe a la falta de soluciones diferenciadas y accesibilidad de la oferta para el grueso de la población mexicana, que aún carece de la cultura de prevención.

Por lo anterior, Sura en alianza con la promotora de agentes de seguros y fianzas AARCO, lanzará una tarjeta de beneficios, llamada DaarSalud.

Esta tarjeta incluye un seguro de reembolso de gastos médicos por accidentes, de hasta 32,500 pesos y con un deducible de 700 pesos, a través de la red de hospitales Torre Médica e incluye coberturas en caso de muerte accidental por 42,500 pesos, por cáncer por 14,000 pesos y por gastos funerarios por 10,000 pesos.

También otorga una cobertura para medicamentos y análisis clínicos, consultas presenciales sin costo, una ambulancia gratuita, consultas médicas telefónicas, asesorías nutricionales y psicológicas telefónicas, así como llamadas ilimitadas a Estados Unidos y Canadá.

De acuerdo con Alfonso Díaz, director comercial de AARCO, en una primera etapa la tarjeta sólo se comercializará en la Ciudad de México y Área Metropolitana. Prevén colocar entre 10,000 y 50,000 tarjetas durante el primer año.

“Las aseguradoras debemos entender que no respondemos a un solo mercado. Si queremos ampliar el nivel de cobertura entre la población mexicana, debemos diseñar diversas soluciones que comprendan y cumplan una gran variedad de necesidades y que puedan ser adquiridas por estratos socioeconómicos amplios (…) debemos facilitar el acceso a servicios de calidad para personas que simplemente buscan una opción costeable para ser atendidos de manera inmediata en los momentos en que más requieren apoyo para conservar su bienestar”, concluyó Oliveros.

Julio-agosto 2017