Lunes 1Por Sharon Minelli Pérez

La mayoría de los adultos usuarios a internet en Estados Unidos tienen un conocimiento muy pobre sobre temas de ciberseguridad que podrían salvarlos de ser víctimas de robo de identidad o de datos financieros.

Este es uno de los principales hallazgos de un estudio divulgado por los investigadores Kenneth Olmstead y Aaron Smith, de Pew Research Center, una organización sin fines de lucro con sede en Washington, D.C..

“Una mayoría de los adultos conectados a interent pueden identificar una contraseña sólida cuando la ven y reconocer los peligros de usar Wifi público”, indicaron los investigadores en su informe.

Sin embargo, expresaron desconocer o no pudieron identificar conceptos un tanto más técnicos pero importantes para la navegación segura, como la autenticación en dos pasos o cómo identificar si una página web tiene conexión segura o su contenido está cifrado.

“El estudio consistió de 13 preguntas diseñadas para medir el conocimiento de los estadounidenses en un número de asuntos y términos de ciberseguridad”, indicaron los investigadores.

De las 13 preguntas, solo cinco fueron contestadas correctamente por la media de los encuestados, con una mediana de 5.5 contestaciones correctas.

“Solo 20% contestaron bien más de ocho preguntas, y apenas 1% recibió una puntuación perfecta”, detallaron.

La encuesta se administró por internet a 1,055 adultos residentes de Estados Unidos entre el 17 y el 27 de junio de 2016.

La pregunta con mayor porcentaje de respuestas acertadas (75%) correspondió a identificar la contraseña más sólida entre una serie de opciones provistas.

En ese caso, tres de cada cuatro acertaron al indicar que la clave sin palabras existentes, pero que contiene números, símbolos y letras minúsculas y mayúsculas, es la más segura.

De forma similar, 73% de los participantes acertaron en que una red de Wifi pública no necesariamente es segura para usarla para transacciones financieras, aún si tiene una contraseña de acceso.

En términos de rastreo de dispositivos móviles, 52% de los que respondieron indicaron ser conscientes de que desactivar la localización de su celular “no evita que el dispositivo pueda ser rastreado”. Esto responde a que las torres de telecomunicaciones y las conexiones a redes inalámbricas también se utilizan para ubicar o rastrear dispositivos con bastante precisión.

Marzo-abril 2017