Los altos niveles de inflación con que se inició 2018 (5.55% anual) mermaron los niveles de consumo de los hogares en México. Comparado con diciembre de 2017, el consumo privado en el país cayó 1.0%, la mayor caída en 10 meses.

Los datos ajustados por estacionalidad del Inegi señalan que consumo de los hogares ha acumulado dos años de descensos al inicio del año; en 2017, por la liberación de los precios de la gasolina, factor que elevó la inflación y afectó la confianza de los consumidores y sus decisiones de compra.

A tasa anual el consumo privado se elevó en 2.0%, enmarcando el inicio de año más débil para el mercado interior desde 2014.

Durante el primer mes del año tanto los bienes y servicios nacionales como los bienes de importación sufrieron caídas en su demanda, pero el dinamismo del mercado local fue el más afectado, especialmente en la parte de bienes.

Respecto a diciembre las compras de bienes y servicios en el mercado nacional se redujeron en 0.5%, con un descenso de 0.9% en el consumo de bienes nacionales y un alza de 0.1% en el consumo de servicios.

La volatilidad y la depreciación del tipo de cambio terminaron por tirar el consumo de bienes importados en 0.2% frente a diciembre, luego de que en ese mes registraran un aumento de 6.4%, en el marco de las fiestas decembrinas.

Lo anterior confirma una desaceleración en la demanda doméstica, prevista desde 2017.

Marzo-abril 2018