Japón acaba de estrenar la primera cámara de vigilancia que utiliza la inteligencia artificial para detectar posibles ladrones. El sistema se llama AI Guardman y ha sido desarrollado por el gigante de las telecomunicaciones NTT y la empresa tecnológica Earth Eyes.

AI Guardman funciona con la tecnología de código abierto desarrollada por la Universidad Carnegie Mellon para escanear secuencias de video en vivo y interpretar los gestos de todos los cuerpos que detecta, por lo que no hace necesaria la supervisión humana.

Gracias a esta tecnología esta cámara es capaz de identificar a los clientes y detectar si alguno de ellos tiene un comportamiento habitual de los ladrones, con pequeños gestos como si un cliente está buscando puntos ciegos o si mira a los lados antes de coger algo.

Cuando la cámara detecta este comportamiento envía una alerta al Smartphone del empleado del local. El mensaje incluye una foto del sospechoso y su ubicación dentro de la tienda. De esta manera, el empleado puede acercarse a la persona para ofrecerle ayuda.

La interacción entre el empleado y el cliente también queda registrada en el teléfono móvil. Toda la información queda registrada en el sistema de inteligencia artificial. La cámara se va alimentando de nuevos datos para aprender a detectar si un posible ladrón cambia de comportamiento si sabe que existe este sistema en la tienda.

IA Guardman ya se ha probado en algunas tiendas de la cadena de productos electrónicos Bic Camera y la tienda de artículos deportivos Xebio y ha dado muy buenos resultados, con la reducción de los hurton en un 40%. En una de las tiendas donde se testeó, se calcula que las pérdidas por robos se redujeron de 3,5 millones de yenes (32.171 dólares) a 2 millones de yenes (18.383 dólares).

Mayo-junio 2018