Nota-CiberseguridadPor Juan Manuel Sáenz

La seguridad es el común denominador imprescindible para aplicar con éxito la tecnología, cualquier producto, aplicación o desarrollo que resuelva una problemática, si no garantiza la seguridad, no es recomendable de ser utilizado.

El 70% de las grandes corporaciones de EE. UU y Europa se enfrentarán a ataques cibernéticos en 2019. En 2016, las instituciones comunitarias experimentaron en sus servidores un aumento del 20 % en ciberataques respecto año anterior. En el último Estudio sobre la Cibercriminalidad en España, elaborado por la Secretaría de Estado de Seguridad, se destaca que, sólo durante el año pasado, se realizaron un total de 60.154 hechos delictivos en Internet, de los cuales el 67,9% se corresponde a fraudes informáticos (estafas) y el 16,8% a amenazas y coacciones. Este tipo de delitos dejó en 2015 un total de 46.860 víctimas de la ciberdelicuencia en nuestro país.

Las cifras causan escalofríos. Pero el problema no ha hecho más que empezar. Ya todo está en Internet. El peligro, -que lo es- no solo está en que nos ataquen y manipulen los datos, sino que se bloqueen y, sobre todo, que se hagan desaparecer. ¿Se imagina alguien que no se pueda recuperar la información, por ejemplo, que almacena en sus servidores un gran banco? ¿Qué ocurriría si, por un ataque, se paraliza el sistema informático que regula todos los vuelos en Europa o Estados Unidos? ¿Y si nos dejan sin comunicaciones (tanto de voz como de datos) durante una semana? ¿Y si concurren estos tres escenarios descritos a la vez?

En ciberseguridad, las cifras causan escalofríos. Pero el problema no ha hecho más que empezar. Ya todo está en Internet.

Porque esto, no nos engañemos, puede pasar, y con menos dificultades de las que podamos imaginar. Por mucho que digan, no estamos preparados para un desastre como el descrito. Según expertos en la materia, las sospechas de manipulación en los resultados de las elecciones norteamericanas y holandesas, no son descabelladas.

O lo prevenimos, o podemos llegar a caer en un caos de consecuencias imprevisibles.
El nuevo GPRD (Regulación General de Protección de Datos), que entrará en vigor a principios de 2018 en toda Europa, ayudará a las empresas a hacer frente al ciberdelito. El nuevo GPRD establece importantes multas y sanciones (que pueden alcanzar hasta el 4% de los ingresos totales de una compañía) con un claro efecto disuasorio para el ciberdelincuente.

 

Mayo-junio 2017