La tecnología se define como el conjunto de habilidades, saberes, o destrezas utilizadas por medio de objetos artificiales para llegar a un fin determinado; Pero en el campo de la seguridad, ¿Cuál es ese fin? Parece obvio que reducir la delincuencia, sin embargo su invención no siempre ha estado ligada a este fin.
Desde los comienzos de la historia el ser humano ha buscado atravesar los impedimentos del desconocimiento y esto ha dado lugar a hitos tecnológicos básicos, pero imprescindibles para el posterior progreso, como la rueda, la metalurgia, etc.

Principalmente y desde la antigüedad, las innovaciones tecnologías, en materia de seguridad, tienen un origen basado en avances tecnológicos dirigidos a satisfacer necesidades humanas, o la propia curiosidad que posteriormente se aplicaba al terreno bélico. Al hombre le ha maravillado atravesar sus propias limitaciones, así en la edad moderna (desde 1453), uno de los grandes inventores como Leonardo da Vinci ya pensaba en instrumentos semejantes al helicóptero, al carro de combate, al submarino o al automóvil.
Pero ha sido en la actual edad contemporánea (desde 1789), cuando el mundo ha vivido un vertiginoso e imparable avance en tecnología. El siglo XIX ha presenciado la invención del telégrafo, el teléfono, la radio, la bombilla o la fotografía.
En el siglo XX sin embargo; dos guerras mundiales y la llamada guerra fría hicieron que el uso tecnológico adquiriera otras utilidades. En la primera mitad de siglo aparecieron instrumentos tecnológicos tales como grabadores de sonidos, sonar, radar, el armamento pesado o los primeros ordenadores. A partir de la segunda mitad de siglo, la carrera espacial, el uso militar y la globalización han marcado la tecnología en el ámbito de la seguridad, siendo éste el origen de los satélites, el rayo laser o infrarrojos, internet o las videocámaras digitales.

Es evidente que en toda la historia de la humanidad, todos los inventos no han sido beneficiosos, incluso aquellos que sí lo han sido, han facilitado el delito, como ejemplo resulta significativo que el mismo año de la creación de Ethernet se creara el primer virus informático. Las tarjetas de crédito y los nuevos sistemas financieros facilitaron una oportunidad de desarrollo a los delitos económicos, al igual que internet ha supuesto el origen de los delitos informáticos y la proliferación de otros delitos tradicionales, gracias al anonimato que este medio proporciona.

LOS PRINCIPALES HITOS TECNOLOGICOS EN SEGURIDAD
Año Invento Inventor/País Año Invento Inventor/País
1623 Calculadora automática Wilhelm Schickard 1943 PC electrónico para descifrar ENIGMA Servicio secreto británico
1714 Termómetro de mercurio Daniel Gabriel Fahrenheit 1945 Bomba atómica EEUU
1769 Automóvil a vapor N.J. Cugnot 1947 Holografía Dennis Gaber
1801 Luz Ultravioleta Johann Ritter 1948 Cibernética Norbert Wiener
1804 Propulsor de hélice John Stevens 1948 Transistor J. Bardeen, Brattain, y W. Shockley
1826 Fotografía J.N. Niepce 1949 Primer ordenador digital (Z3) Konrad Zuse
1836 Revolver Samuel Clot 1950 Tarjeta de crédito Frank Mcnamara
1837 Telégrafo Samuel Morse 1955 Fibra óptica N. S. Kapany
1838 Código Morse Samuel Morse 1956 Cinta de video y videocámara C. Ginsberg y R. Dolby
1857 Fonoautógrafo

Primer grabasonidos

Léon Scott 1957 Satélite (Sputnik) Precursor del GPS URSS
1857 Teléfono A. Meucci 1960 Rayo laser T. Maiman
1867 Dinamita A. B. Nobel 1962 Comunicación vía satélite Laboratorios bell
1876 Motor combustión N. August Otto 1967 Cajero automático J. Shepherd Barron
1879 Bombilla Thomas Edison 1969 Email M. I. Tecnology
1885

 

Submarino con propulsión eléctrica Isaac Peral 1969 Reconocimiento biométrico de la huella digital FBI (Basado en puntos de Galton)
1885 Automóvil con motor de combustión int. Karlz Benz 1972 Virus informático (Creeper) Robert Thomas Morris
1895 Rayos X W.C Röntgen 1972 Ethernet Robert Metcalfe
1895 Primer sistema radio G. Marconi 1973 Teléfono Móvil Martin Cooper
1903 Avión a motor autopropulsado Santos Dumont 1974 Protocolo TCP/ IP para Internet Robert Kahn & Vinton Cerf
1911 Superconductividad H. K. Onnes 1975 Videocámara digital Steven Sasoon
1914 Semáforos Garrett Augustus Morgan 1981 Ordenador Personal (5150) IBM
1916 Carro de combate William Tritton 1984 Identificación por ADN Alec Jeffreys
1917 Sonar Paul Lagevin 1989 Robot antiexplosivos  
1926 Televisión J. Logie Baird 1990 Identificación por voz  
1935 Radar R. Watson-watt & R. Kuhnhold 1994 Bluetooth Ericsson
1935 Microscopio electrónico Ernst Ruskay Max Knoll 1995 Reconocimiento biométrico del iris DRS. Flom, Safir, y Daugman
1938 Detector de mentiras Leonard Keeler 2000 Microchip Jack Kilby
1939 Helicóptero moderno Igor Sikorski 2006 DNI electrónico España
1939 Cámara fotográfica moderna (Réflex) William Fox 2009 Escáner corporales en aeropuerto Schiphol – Ámsterdam
1942 Misil guiado W. Von Braun 2010 Neurochip (NACHIP) National Research Council de Canadá

Habitualmente surge inicialmente el delito, y a continuación una respuesta policial, criminología o social ante el mismo; sin embargo no siempre sucede así. En el ámbito de la seguridad, lo frecuente es que la tecnología ayude a prevenir, perseguir y detener al delincuente, por este motivo cada vez son más los cuerpos de seguridad que se valen de la tecnología en la lucha contra la delincuencia. El mayor inconveniente: el alto precio del material tecnológico, si bien no es el único. En la actualidad, debido al desarrollo paralelo de los derechos fundamentales de las personas, existen ciertos avances tecnológicos aplicados a la seguridad que se encuentran en el foco del debate acerca de su implementación. Es el caso de las videocámaras de seguridad, las bases de datos de material genético, los escáneres corporales, etc. Al margen de dicho debate, existen países más afines a su uso, como los países anglosajones y otros más reacios, dependiendo especialmente de: la predilección entre el derecho a la seguridad u otros derechos como la intimidad, y de la consideración acerca de la eficacia de tales instrumentos tecnológicos.

También resulta necesario analizar como los avances tecnológicos en la seguridad desde siempre han estado basados en aptitudes animales: El radar y el sonar tienen su base teórica en los sonidos de los murciélagos, pues en ambos casos se valen del eco. El avión imita el modelo de las aves de la misma manera que los visores de visión nocturna copian su fundamento de determinados animales, que gracias a su retina pueden potenciar la luz, u otros a los cuales dicha retina les permite vislumbrar según la variabilidad térmica. Los submarinos también basan su técnica en determinados animales que tienen, al igual que los primeros, cavidades en el interior que permiten regular el grado de inmersión. Y es más especial aun, el caso de los insectos, pues no solo han servido a los ingenieros aeroespaciales, de los más desarrollad os ejércitos, como fuente de estudio sobre los mecanismos aerodinámicos de los mismos, sino que en la actualidad se están desarrollando insectos ciborgs, plenamente automatizados, o insectos biológicamente naturales autocontrolados mediante un chip implantado en su cerebro. En ambos casos estos avances serían (o son) idóneos para cualquier servicio de inteligencia.
insecto

El avance tecnológico del futuro es impredecible; sin embargo en materia de seguridad y delincuencia parece preverse una tendencia. Los expertos vaticinan que en los próximos años tendrán el “boom” delitos como la suplantación de identidad, el espionaje industrial, delitos informáticos, aparte de las tradicionales modalidades delictivas. En cuanto a la seguridad, las armas serán sustituidas por otras mas mortíferas en los ejércitos y más pacíficas para uso policial. Algunos laboratorios ya trabajan con pistolas que detienen vehículos por medio de ondas electromagnéticas, o que paralizan sujetos mediante ultrasonidos. En cuanto a la seguridad informática, ya se han creado USBs autodestruibles en caso de robo y totalmente inaccesibles para extraños, y en Hong Kong se desarrollan “bacterias USB”. Éstas, son bacterias vivas y naturales, pues estos microorganismos son capaces de almacenar datos, son tan resistentes que soportarían un ataque nuclear y soportan más de 2Tb de capacidad. En el futuro se incrementarán las estrategias de seguridad financiera, el desarrollo de la informática y las telecomunicaciones serán clave para la persecución del delito, y la biotecnologíasupondrá un debate sobre hasta qué punto los humanos podrán desarrollar o modificar su propio cerebro. Los actuales mapas de delincuencia permitirán una mayor precisión en la prevención de la delincuencia, y los más futuristas apuntan a vehículos policiales sobre el aire, propios de una novela de A. Clarke. Si bien todo esto a día de hoy parece ciencia ficción, el alcance tecnológico del futuro es impredecible, pues no hay nada escrito.

Noviembre-diciembre 2016