‘La noche temática’ se aproxima en ‘Tecnología tóxica’ a las consecuencias del uso masivo de aparatos tecnológicos. Estrena los documentales ‘Vida electrónica’ y ‘Siempre conectados’, en los que analiza cómo los ordenadores, teléfonos móviles, televisores o electrodomésticos han revolucionado la forma de comunicarse y ver el mundo. La polémica surge en torno a los desechos electrónicos o las radiaciones que generan.

‘Vida electrónica’

¿Qué ocurre exactamente con los ordenadores rotos y otros desechos electrónicos?

El vertedero de Agbogbloshie, en Acra (Ghana) se ha convertido en uno de los lugares más tóxicos del planeta. Allí trabajan hombres, mujeres y niños para desmantelar los residuos electrónicos. Un proceso tóxico y dañino tanto para la gente como para el medio ambiente. Ghana importa grandes cantidades de productos electrónicos de segunda mano. Alrededor del 70% de las importaciones de aparatos es de segunda mano, y casi el 20% es basura electrónica. Eso es lo que acaba en vertederos como el de Agbogbloshie, donde se les somete a distintos procesos peligrosos para rescatar los metales preciosos.

Conforme se va acelerando el ritmo de producción y deterioro de los aparatos electrónicos, año tras año, van surgiendo por todo el mundo más vertederos.

‘Siempre conectados’

Conseguir el último modelo de los aparatos conectados es una prioridad e incluso en un estilo de vida para muchas personas. Calificados como dispositivos inteligentes, se comunican entre sí a través de antenas, en una nube electromagnética que emite radiaciones constantes.

Pero detrás del entusiasmo generalizado por esta tecnología, el debate médico y científico ha encendido las alarmas. ¿Está en riesgo la salud ante la exposición a la radiación electromagnética de las antenas emisoras, teléfonos inteligentes, wifi y otros objetos conectados? Médicos y científicos están preocupados porque las personas con Síndrome de Hipersensibilidad Electromagnética (EHS) están aumentando.

Marzo-abril 2018