AeropuertoPor 20 Minutos

La Delegación del Gobierno en Cataluña fijó este miércoles en un 90% los servicios mínimos de carácter obligatorio durante la huelga convocada, a partir de este viernes, por los empleados de la empresa privada de seguridad Eulen, en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat. La plantilla mantiene una huelga indefinida parcial todos los viernes, domingos y lunes a partir del 4 de agosto para exigir un refuerzo del personal y una mejora de las condiciones de trabajo. Esta huelga parcial empezará este viernes con paros de una hora: de 5.30 a 6.30 horas, de 10.30 a 11.30, de 16.30 a 17.30 y de 18.30 a 19.30. Sin embargo, ante el bloqueo de las negociaciones, los trabajadores de Eulen, la empresa encargada del control de seguridad, decidieron este miércoles en asamblea endurecer sus protestas en plena temporada turística y hacer huelga indefinida las 24 horas del día a partir del día 14 de agosto.

Según ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado, el objetivo de esta medida es “garantizar el funcionamiento de los servicios esenciales que dicha empresa presta en los filtros de control de acceso” en el aeropuerto barcelonés.

“Preservando el derecho a la huelga que ampara a los convocantes, estos servicios mínimos serán obligatorios todos los días de huelga y en todas las franjas horarias”, señala la Delegación del Gobierno, que entiende que, “por debajo de ese porcentaje, podrían verse afectados gravemente otros derechos fundamentales, especialmente el de la libertad de circulación”. Según la resolución, firmada por el delegado accidental del Gobierno en Cataluña, Juan Manuel Sánchez-Bustamante, y comunicada a las partes, dicho porcentaje se debe aplicar a la totalidad de los trabajadores que presten este servicio, desglosándose por cada turno (mañana, tarde y noche), terminal (T1 y T2) y puesto (filtros y personal de trazas), de los días y franjas horarias afectados por la convocatoria de huelga.

La Delegación del Gobierno entiende que una paralización de los servicios prestados por el personal de seguridad produciría unos “efectos desproporcionados, muy especialmente en materia de seguridad, en el conjunto de la operativa del aeropuerto, así como perjuicios a los pasajeros”. Destaca que la huelga afecta a una infraestructura crítica, cuya seguridad por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad cuentan con el apoyo de los vigilantes de seguridad. “Teniendo en cuenta que la huelga se va a desarrollar en el período estival, durante el cual el número de usuarios de las instalaciones se incrementa en forma considerable, la falta o disminución importante de estas labores de seguridad y vigilancia podría generar graves disfunciones”, concluye.

Eulen quiere negociar y critica la actitud del comité Por su parte, este jueves la empresa Eulen Seguridad ha asegurado haber acudido hasta en tres ocasiones a las reuniones convocadas por la autoridad laboral con intención de negociar y ofrecer propuestas, mientras que ha reprochado que el comité de huelga “o no ha comparecido o cuando lo ha hecho no ha manifestado ninguna intención de negociar”.

En un comunicado, la compañía que presta los servicios de control de los filtros de seguridad en el Aeropuerto de Barcelona ha lamentado que, ante la negativa del comité de huelga de sentarse a negociar en reiteradas ocasiones, “los trabajadores se ven abocados a tener que ir a una huelga sin contar con la oportunidad de conocer las propuestas que la empresa les quiere plantear”. Ha explicado que, a través de los medios de comunicación, ha tenido conocimiento de la “escasa asistencia” a la asamblea del miércoles en la que los trabajadores decidieron endurecer la huelga, y asegura que el 75% de los trabajadores no acudieron, por lo que tan solo una cuarta parte de ellos votó a favor de una nueva convocatoria de huelga indefinida y de 24 horas.

La empresa concesionaria, que considera la convocatoria de huelga “ilegal y abusiva”, ha defendido que cumple “rigurosamente” con el convenio colectivo del sector y ha acusado a los sindicatos de tener una “nula voluntad” de negociar las propuestas ofrecidas para resolver el conflicto laboral. Posible sanción de 300.000 de AENA AENA, el gestor aeroportuario, ha iniciado dos procesos administrativos contra Eulen, la empresa que gestiona el servicio de control de seguridad en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat, por las largas colas registradas en los últimos días, lo que podría conllevar una sanción de hasta 300.000 euros. Fuentes de AENA han explicado que estos dos procesos se han abierto a raíz de las colas de hasta tres horas que se han producido en los accesos de seguridad de las terminales del aeropuerto por la supuesta huelga de celo que han llevado a cabo los trabajadores de Eulen.

Julio-agosto 2017