Denuncias de trabajadores revelan una militarización de los cargos civiles en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino

En los últimos días han sido reforzadas  las medidas de vigilancia y seguridad del Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, en Managua, sin que se conozcan las causas que la motivaron.

Trabajadores de la terminal aérea que por temor solicitaron el anonimato, se declararon afectados  por las  medidas de seguridad.

Los trabajadores del Aeropuerto dijeron que a partir de la presente semana hay mayor presencia del personal designado por el Ejército de Nicaragua en el área del público de la terminal aérea, tanto en el sector de vuelos nacionales, como internacionales.

Muchos de ellos se desplazan por toda la terminal vestidos de civil con chalecos color azul oscuro que dicen seguridad aeroportuaria, portan celulares, auriculares y radios de comunicación, señalan.

Esto es visto por los trabajadores como una forma de espionaje y control al personal que allí labora, pues aseguran que también colocaron mayor cantidad de cámaras de seguridad por todo el edificio.

Mencionan que estas disposiciones van encaminadas presuntamente a la militarización de la terminal aérea, situación que ha comenzado desde hace unos ocho meses con el área de rampa que brinda servicio a las líneas aéreas.

Explicaron los trabajadores que de  los 18  equipos de trabajo en que están distribuidos los 130 empleados de ese sector por lo menos cada grupo lo integran de tres a cuatro militares.

Mencionan que estas disposiciones van encaminadas presuntamente a la militarización de la terminal aérea, situación que ha comenzado desde hace unos ocho meses con el área de rampa que brinda servicio a las líneas aéreas.

Explicaron los trabajadores que de  los 18  equipos de trabajo en que están distribuidos los 130 empleados de ese sector por lo menos cada grupo lo integran de tres a cuatro militares.

Desconocen situación

Desde el lunes pasado LA PRENSA trató de obtener la versión oficial de parte del vocero del Ejército de Nicaragua, coronel Manuel Guevara, pero éste no respondió.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, miembro del Consejo directivo del Aeropuerto, dijo desconocer sobre la situación que plantean los trabajadores.

“No entendería esta situación de que se está queriendo de que todos los trabajadores se vuelvan militares. Creo que es una situación que no correspondería. Sin embargo, como digo, esto es especular porque no conozco alrededor del tema”, expresó Aguerri.

El representante de los empresarios expresó que el tema no ha sido expuesto en la comisión del Aeropuerto donde estuvieron reunidos el viernes pasado.

Tampoco es común ese tipo de planteamiento de que un civil pase a integrar la vida militar.

En esa ocasión, dijo Aguerri, se reunieron con representantes de  todas las líneas aéreas, empresas de carga aérea y  con empresas con  presencia en el Aeropuerto. El tema de la supuesta militarización, no se planteó.

Supuesto plan

De acuerdo a lo expresado por los trabajadores del Aeropuerto, lo que ellos conocieron en su momento fue que las autoridades aeroportuarias pretendían que aceptaran un nuevo contrato bajo los lineamientos del Ejército, institución que supuestamente asumiría el servicio de rampa a las líneas aéreas tanto nacionales como internacionales.

De esa manera los trabajadores que aceptaran la nueva disposición, pasarían a ser miembros del cuerpo castrense, lo que representaba la pérdida de sus prestaciones laborales. Quienes no lo hicieran, de inmediato quedarían  en el desempleo.

¿Suspendida la medida?

La situación en el área de rampa del Aeropuerto habría recrudecido a finales de la semana pasada cuando los trabajadores habrían sido advertidos de que  una reunión prevista para el lunes pasado tenía como fin informarles de una reestructuración del área.

Esto llevó a los empleados a denunciarlo por las redes sociales, lo cual, aseguran, incidió para que suspendieran la reunión, así como la  disposición, luego que los funcionarios administrativos supuestamente fuesen llamados a reunión por parte de sus superiores.