VideovigilanciaPor Adelita Coriat

En un mes, aproximadamente, el Ministerio de Seguridad anunciará la licitación y compra del equipo para la instalación del nuevo C5: Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo y Calidad, para fortalecer a la capital contra el crimen.

Se trata de un ‘Centro de Operaciones de Seguridad y Emergencia’ cuyo costo aún no se ha anunciado, pero será de ‘varios millones de dólares’.

El modelo que funciona en las grandes ciudades del mundo y se pretende adaptar a la capital panameña estará compuesto por la integración de los números de emergencia canalizados a un centro único de respuesta; un sistema computarizado asistido para despacho de las unidades policiales, el sistema de georreferencia de las patrullas y vehículos para saber a qué unidades despachar al hecho, y también un sistema de videovigilancia compuesto por arcos carreteros y torres de videovigilancia en lugares públicos y semipúblicos, además de las principales vías del país.

La noticia se dio a conocer en un conversatorio informal que ofreció ayer el ministro de Seguridad, Alexis Bethancourt, junto al viceministro, Jonathan del Rosario, y otros funcionarios de estamentos de seguridad.

El C5 permitirá medir la calidad de respuesta de la Policía Nacional en tiempo real gracias a los sensores integrados a las patrullas que podrán ser monitoreadas y evaluar el tiempo que tardan en llegar al lugar de los hechos. Además, reducirá los tiempos de respuesta y evaluará los procedimientos policiales que ejecuten los uniformados.

El estudio, que tomó ocho meses de investigación, determinó que para que sea efectivo este centro de operaciones ‘es necesario instalar una red de transporte de datos a través de anillos de fibra óptica y antenas de microondas que permiten que la data captada por los sensores del campo se transmitan al menor costo para que la información pueda analizarse y se hagan las búsquedas que se requieran’, explicó Del Rosario.

En Panamá ya existen sistemas de videovigilancia que han fracasado por no contar con este tipo de canales de transporte de datos. Algunos, como el de las Zonas Pagas, resultaron excesivamente costosos para poder transmitir las imágenes por carecer de un sistema de data con capacidad para analizar el monitoreo.

‘El Centro de Operaciones consiste en integrar de manera efectiva en un lugar, una serie de tecnologías que van desde un centro de despacho de llamadas asistido por computadoras, hasta el sistema de georreferencia en patrullas y en los estamentos de emergencia. Esto permitirá despachar a las unidades en función de las llamadas de los ciudadanos’, manifestó Bethancourt.

También pretenden integrar las cámaras de la Autoridad Marítima de Panamá, capaces de medir las manchas de contaminación y mareas, así como las cámaras de la Autoridad del Canal de Panamá apostadas en sitios estratégicos.

‘Antes se contaba con un C2 (Comando y Control), lo que se considera un centro de despacho de la Policía, pero ahora tendrá la posibilidad de agregar calidad y respuesta’, dijo el ministro.

El sistema integra las llamadas para ser respondidas de manera oportuna e interactúa geográficamente para dar respuesta pronta a la víctima. El programa se alimenta de cámaras, arcos carreteros con radares de velocidad en las carreteras, sistema de identificación de placas, reconocimiento facial, etc.

Esto facilitará la localización de un delincuente, su aspecto físico, vestimenta, reconocimiento facial, la posible ruta de escape por la que haya optado, lo que hará más fácil la labor de las autoridades en su aprehensión.

En su última fase de implementación, el proyecto es el resultado de varias visitas oficiales a diferentes centros de esta naturaleza como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y México, con el fin de evaluar las mejores prácticas, la coordinación con las fuerzas públicas y las ventajas de cada sistema.

El programa será implementado por fases, pero estará listo para la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud con la visita del papa.

El ministro Bethancourt indicó que algunas compras se harán de forma directa para evitar a los intermediarios, pues se busca un precio competitivo de empresas especializadas en la materia y otras serán por licitación e invitación.

Aún hacen falta algunos estudios de campo, como totalizar la cantidad de cámaras que se requieren. Para ello, se realiza un estudio de mercado con algunas empresas para conocer su presupuesto. El ministro indicó que en los próximos 30 a 40 días se realizará un anuncio formal sobre el C5.

La idea, más adelante, es exportar este sistema a otras provincias para hacer el país más seguro.

CONTRA EL NARCOTRÁFICO Y TERRORISMO

La visita de Pence se centra en seguridad

El principal objetivo de la visita del vicepresidente estadounidense Mike Pence a Panamá, en agosto próximo, será la seguridad.

La visita es parte del seguimiento del viaje que realizó el presidente Juan Carlos Varela a Washington D.C. en marzo pasado, y de la segunda reunión de seguridad de alto nivel que se efectuó una semana posterior al encuentro Trump-Varela en la capital norteamericana.

La agenda de trabajo centrará los temas en la lucha contra el narcotráfico, crimen organizado y/o terrorismo y la migración irregular.

Siendo Panamá el primer filtro por el que pasa la droga de los países productores en su ruta hacia el norte o Europa y otros destinos, se pretende ‘trabajar con ellos (americanos) los sistemas de intercambio de inteligencia, capacitaciones, conociendo que la responsabilidad primaria de atender los asuntos de seguridad es de los estamentos de seguridad panameños, pero vamos a trabajar con su información’, manifestó el ministro de Seguridad, Alexis Bethancourt.

Panamá y EE.UU. comparten programas de interdicción de drogas, intercambio de información de seguridad, de inteligencia y alertas migratorias. El reto de la lucha contra el crimen organizado descansa en los mecanismos de integración e intercambio de información regional y el norte ha sido un aliado importante para los panameños.

No obstante, la propuesta del Triángulo Sur, que integran Costa Rica, Panamá y Colombia, podría ampliarse a otros países del continente que quieran participar contra el crimen organizado y narcotráfico. Lo importante es compartir información de inteligencia entre las naciones, la coordinación de patrullaje aéreo, marítimo y terrestre, un programa que nació de las reuniones de los presidentes de estos tres países que ya adelantan planes de cooperación para identificar rutas de narcotráfico y reforzar las fronteras e intercambiar información con fluidez. ‘Estamos invitando a otros países a que se sumen’, indicó Bethancourt.

‘El modelo de seguridad de Panamá en términos de interdicción de droga ha dado buenos resultados, por eso Estados Unidos ve en Panamá un modelo que puede exportarse a sitios con problemas similares. Por el interés de Estados Unidos de llevar estas experiencias al Triángulo Norte (El Salvador, Honduras y Guatemala) estamos participando en los foros regionales’, indicó el viceministro de Seguridad, Jonathan del Rosario.

Una de las posibles plataformas para este fin podría ser el Sistema de Integración Centroamericano (SICA), un mecanismo de diálogo poderoso pero que ve con recelo los temas técnicos, tácticos y operativos de seguridad.

‘En materia de seguridad es necesario crear mecanismos de confianza y avanzar con aquellos países que estamos listos. A veces hay que hacerlo en forma binacional o con más países pero no necesariamente como SICA en conjunto’, añadió Del Rosario.

En el SICA el presidente ha liderado el tema de seguridad como un punto importante entre los países centroamericanos.

Julio-agosto 2017