ANTERIORES ADMINISTRACIONES MUNICIPALES NO DIERON MANTENIMIENTO A EQUIPO

Sólo 25 cámaras de videovigilancia, la mayor parte de ellas inservibles, fueron las que recibió el nuevo Ayuntamiento de anteriores administraciones municipales. Se monitoreaban desde la Dirección de Seguridad Pública y con “espejo” en el centro de control conocido como C-4 del ejido San Miguel.

Estos equipos fueron adquiridos con recursos del entonces programa federal denominado Subsidio para la Seguridad Pública de los Municipios (Subsemun), hoy Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), en dos partidas, y fueron colocados entre los años 2010-2012 en diferentes sectores de la ciudad, pero nunca se les dio mantenimiento.

La administración municipal 2014-2017 (Miguel Riquelme-Jorge Luis Morán) no hizo inversiones en este tipo de tecnología, sólo se anunció que se brindaría mantenimiento.

Estas cámaras de videovigilancia son aparte de una supuesta instalación que realizó el gobierno del Estado en el sexenio de Rubén Moreira, de 160 cámaras junto con dos arcos detectores de chips que formaron parte del programa federal Registro Público de Vehículos (Repuve) que se lleva a cabo a nivel nacional.

En el caso de las cámaras, la información oficial es que empezaron a colocarse en febrero de 2016. Los puntos de colocación serían las colindancias con Gómez Palacio y entradas principales a la ciudad. Se manejarían desde el C-4 y se recibiría la señal “en espejo” en la Dirección de Seguridad Pública.

Las nuevas videocámaras serían de diferentes modelos y capacidades a las adquiridas con dinero del Subsemun y la característica más importante es que tenían capacidad para lectura de placas, cobertura de imágenes de 2 kilómetros a la redonda y detectar el perfil del conductor.

La última información que se tuvo de estos equipos fue que la inversión se hizo con dinero del Impuesto Sobre Nóminas 2014. De la empresa que las instaló, los lugares donde se ubicaron, así como la inversión, fueron datos que no se proporcionaron entonces, “por motivos de seguridad”.

El alcalde Jorge Zermeño, desde su toma de protesta el 1 de enero, ha prometido que va a instalar cámaras de videovigilancia en toda la ciudad.

Olvidan videovigilancia en Torreón

Ayuntamiento recibe sólo 25 cámaras, la mayor parte dañadas. (EL SIGLO DE TORREÓN)