Nota-CiberseguridadPor El Economista

El ataque informático masivo que se vivió en todo el planeta hace una semana ha puesto de relieve la importancia de aumentar la inversión en ciberseguridad. Las compañías de Estados Unidos lideran la batalla contra los hackers, pero cada vez surgen más compañías en todo el mundo que se ofrecen a luchar contra virus, ataques de denegación de servicio o troyanos. Los gestores de fondos consideran que el sector representa una buena oportunidad de inversión.

“Las tasas de crecimiento de la inversión en ciberseguridad van a registrar un ritmo superior al 7% durante los próximos años. Solo en Estados Unidos se superarán los 100,000 millones de euros de gastos en esta materia, para 2020”, explica en un informe Fabiano Vallesi, analista del banco suizo Julius Baer.

El ataque del programa malicioso Wannacry se extendió a cientos de miles de ordenadores de más de 150 países. De acuerdo con un informe de Allianz, el coste global del cibercrimen supera en todo el globo los 400,000 millones de euros.

Algunos vehículos de inversión hace tiempo que llevan siguiendo a las compañías que luchan contra los hackers. Lola Jaquotot es gestora de una sicav especializada en tendencias de inversión, Kokoro Sicav.

“Creemos que las empresas de ciberseguridad, junto con las de robótica, las vinculadas al agua o las que dan respuesta a los desafíos generados por el aumento de la esperanza de vida, tendrán un gran potencial en los próximos años”, explica.

Entre las apuestas de este vehículo (integrado en la gestora Gesconsult) en materia de seguridad informática destaca Palo Alto, Comet Group, Gemalto y Cisco System.

Palo Alto Network

Esta compañía estadounidense proporciona soluciones de seguridad por Internet. “Ofrece cortafuegos que identifican y controlan aplicaciones, exploran contenidos para detener amenazas y evitan la fuga de datos”, explica Jaquotot. La firma tiene una capitalización de 10,500 millones de dólares y unas ventas de 1,720 millones de dólares, lo que la convierte en una de las grandes empresas de ciberseguridad a nivel mundial. Su principal mercado es Estados Unidos donde genera el 65% de las ventas.

Otro fondo que lleva tiempo monitorizando a las compañías de ciberseguridad es el AXA Framlington Global Tecnology. “El 8% de nuestra cartera son empresas dedicada a la seguridad informática”, explica Jeremy Gleeson, gestor del fondo.

El vehículo está también invertido en Palo Alto. “Ofrece soluciones muy atractivas para crear cortafuegos de nueva generación en empresas”, apunta Gleeson. La firma se ha revalorizado un 88% en tres años.

Proof Point

Es otra de las empresas que el fondo AXA Framlington Global Tecnology tiene en cartera. “Se trata de una firma de programas informáticos que incluyen herramientas de ciberseguridad y que ayudan a prevenir correos electrónicos malignos y ataques basados en web. En los últimos días sus acciones se han revalorizado bastante por el ataque de Wannacry”, explica Gleeson.

El fondo invirtió en la compañía en mayo de 2013, cuando tenía una capitalización de mercado de menos de 700 millones de dólares y unos resultados trimestrales de 31 millones. Ahora, la capitalización supera los 3,500 millones de dólares y los resultados trimestrales los 110 millones de dólares. En un año se ha revalorizado un 52 por ciento.

Cisco System

Los inversionistas que siguen la temática de ciberseguridad no solo compran acciones de firmas muy especializadas. También buscan grandes firmas tecnológicas que tengan un foco específico en esta materia. Este es el caso de Cisco, un gigante con 140,000 millones de euros de capitalización bursátil. La empresa se dedica a la fabricación, venta y mantenimiento de equipos de telecomunicaciones y sistemas de redes de internet pero “también cuenta con productos específicos dedicados a la seguridad, como es el caso de Source Fire Technology”, explica Jaquotot.

Este programa, al que se subscriben compañías, protege servidores, redes inalámbricas, la red en la nube y su software de cualquier amenaza. La división de seguridad está creciendo rápidamente (el 11% este último año) y está centrada en desarrollar programas específicos y en servicios de consultoría.

“Cisco puede ser una buena oportunidad porque cubre un amplio espectro de cuestiones vinculadas con la seguridad”, apunta Gleeson, que también tiene una posición de esta compañía en su fondo de AXA Framlington.

Gemalto

Los fondos especializados en seguridad suelen ampliar el foco hacia firmas que no desarrollan sistemas puramente informáticos. Este es el caso de Gemalto, una compañía estadounidense líder en seguridad digital.

Su tecnología permite a empresas y gobiernos ofrecer servicios digitales seguros. El objetivo es que cada vez que los clientes y ciudadanos deseen realizar transacciones, conectarse o identificarse por internet puedan hacerlo con garantías.

“Gemalto desarrolla aplicaciones de software y sistemas operativos seguros que incorporan a dispositivos tales las tarjetas UICC o SIM, las tarjetas bancarias, los pasaportes electrónicos y las tarjetas de identificación electrónicas”, explica Jaquotot.

Check Point

La mayoría de las firmas especializadas en seguridad tienen su sede en Estados Unidos, pero poco a poco van surgiendo firmas en otros países, como la suiza Comet Group y la israelí Check Point Software. “Nos gusta especialmente Check Point , que cotiza en el Nasdaq”, explican desde la gestora de fondos Merchbanc, especializada en Bolsa americana en su fondo estrella, Merchfondo.

Esta firma, con sede en Israel, registró una subida cercana al 2% el mismo día del ataque y es considerada como una de las compañías con mayor potencial del sector.

Mayo-junio 2017