Cada vez son más los usuarios que deciden poner una cámara de seguridad en casa. Los hay quienes lo hacen, al dar comienzo la temporada estival, para poder echar un ojo a la casa durante sus escapas de fin de semana o durante las vacaciones. Se trata de poder ver desde el móvil, de un vistazo, que todo sigue en orden, que nadie ha entrado o simplemente chequear que sus hijos no han montando un zafarrancho en su ausencia. Sea para esto o por cualquier otro motivos, hay que saber que cada vez son más los dispositivos que están en el mercado. Y, por tanto, conviene prestar atención a ciertos parámetros a la hora de escoger el modelo.

Tanto si estás pensando en exteriores o interiores hay una serie de funciones y características comunes que tienes que tener en cuenta si quieres acertar con tu cámara de seguridad inalámbrica. La primera de ella, y básica para poder chequear que todo va en orden cuando estés a distancia, es disponer de una buena ‘app’ para manejarla desde tu móvil o tu tableta. Imagínate que tuvieses que andar accediendo todo el rato a través de una web, que vete a saber si está adaptada al navegador de tu ‘smartphone’. La mayoría de fabricantes lanzan versiones para iOS o Android, pero no está de más comprobar y ver las opiniones en las tiendas de aplicaciones sobre el rendimiento y funcionamiento de las mismas.

Modo nocturno, ángulo, movimientos…

Además de esta comprobación, que parece de perogrullo pero no es lo es, hay varios elementos técnicos que serían recomendable que incluyese la cámara inalámbrica que vayamos a comprar. El primero de ellos, y quizás el más práctico, sea la visión nocturna. Es lo que nos permitirá poder disfrutar de una imagen ‘potable’ a la noche o en un espacio en penumbra, como pueden ser los apartamentos en vacaciones cuando se dejan las persianas a medio bajar. Obviamente si lo estás pensando para vigilar el cuarto del pequeño de la casa o tu pequeño comercio, es imprescindible. Otro de los aspectos básicos son los controles. Si solo necesitas un plano fijo, quizás deberías ignorar este punto, pero siempre conviene comprobar que puedes girarla remotamente hacia los lados o ampliar la imagen en un momento determinado.

El ángulo de visión y la posibilidad de girarla y moverla remotamente son puntos vitales

Por supuesto, el ángulo de visión es otro elemento fundamental.Probablemente condicione tu compra. Si tienes un ángulo muy abierto, quizás te sea suficiente para controlar una habitación y no necesites colocar más que un aparato. Otra de las cosas que debes consultar, además de los soportes y los anclajes, es el almacenamiento.

Hay algunas que guardan lo grabado en una microSD u ofrecen la posibilidad de guardarlo en un disco externo. Otras en la nube. Aquí el problema es el de siempre: si hay alguien accede a un sistema de memoria físico puede eliminar los vídeos. La nube, por su parte, puede dar problemas de sincronización o hay que desembolsar un dinero extra para guardar el contenido. En este caso, consultar el tiempo durante el que se guardan (si es que ofrecen ese servicio) los diferentes materiales, es lo prioritario.

De puertas afuera

En el caso de que quieras una cámara para exteriores deberías tener unos aspectos extra a tener en cuenta. Por ejemplo, unos materiales que resistan bien tanto la humedad, el agua así como altas y bajas temperaturas. Aquí juega un papel fundamental el diseño exterior. Una de las más recurridas suelen ser las de tipo ‘domo’. Son esas que están dentro de media esfera transparente, habitualmente tintada de negra, para evitar que se sepa el punto al que está apuntando y se puedan ciertos detectar puntos ciegos. Por supuesto, si no quieres estar colgado del móvil vigilando cada dos por tres, lo más interesante es que optes por una con sensores de movimiento y ruido que te manden una alerta al teléfono para llamar tu atención.

El último gran detalle sería si optas por una cámara inálambrica o una conectada por cable. Las primeras ofrecen ciertos ventajas como no depender de tener que tirar ningún cable hasta la unidad de almacenamiento. El problema que te puedes encontrar es que se caiga internet, de manera que se pierda la señal durante un tiempo.

Algunas ideas para dentro de casa…

Si estás pensando en comprarte una cámara de vigilancia para (el interior de) tu casa pero no quieres dejarte mucho dinero, siempre puedes recurrir al rey de la electrónica ‘low cost’. Xiaomi ha puesto recientemente en juego en España su Mi Home Security Camera 360º. Por apenas 40 euros, tienes un dispositivo de 720p de resolución, zoom digital de cuatro aumentos, movimientos de 360 grados y audio bidireccional. Permite tanto el visionado en directo como el almacenamiento en una tarjeta microSD de 32 GB de memoria y funciona con Android e iOS.

Xiaomi sigue con su política de tirar precios. Su cámara para interiores cuesta 40 euros

Si el precio no es un factor tan diferencial y buscas una opción algo más completa, siempre tienes marcas como Nest, propiedad de Google y conocida más por sus termostatos inteligentes. Pues bien, su cámara interior cuenta con una lente de resolución Full HD, funciona con Android e iOS y tiene función nocturna y diurna. Tiene controles completos así como sensor de movimiento y sistema de alertas. Con su micrófono integrado y su altavoz también permitirá enviar y recibir audio desde la aplicación. Su precio, 186,99 euros. Otras opciones, que además pueden quedar francamente disimuladas en tu salón, son Carnary (1080p, 147 grados, visión nocturna, audio HD) o Netatmo Presence, alternativas interesantes.

… y otras para fuera

Si lo que necesitas en una cámara para exteriores, la propia Nest también ha creado uno de estos modelos. Se trata de un modelo con una lente gran angular de 130 grados, con 8 LED infrarrojos para la visión nocturna, también con alertas de movimiento y ruido y que también permite hablar y escuchar. Su precio es ligeramente superior al modelo de interior, 230 euros. Hay multitud de ofertas y modelos. Tienes modelos más asequible como la Samsung SNH-V6430 SmartCam Poe cuenta con resolución Full HD, visión nocturna y un ángulo de 130 grados por unos 180 euros.

Si lo que buscas es una que puedas colocar en cualquier lugar, sin preocuparte del Wifi, igual debes plantearte la V-Camera de Netgear Arlo Pro. La peculiaridad es que no tiene ningún cable y funciona con una SIM 4G. Se trata de un pequeño dispositivo diseñado para exteriores, cuya batería dura un mes. Es un servicio de Vodafone, que cobra siete euros mensuales y que se puede gestionar a través de la app ‘V’. Las grabaciones se almacenan en la nube durante una semana.

Mayo-junio 2018