Ciudad de México– El sistema bancario mexicano seguiría creciendo aún si disminuyera el Producto Interno Bruto (PIB) y cayeran las exportaciones no petroleras.

Así se asegura en el octavo Informe anual sobre el estado que guarda la estabilidad del sistema financiero en México y sobre las actividades realizadas por el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero.

El organismo señaló que en un entorno de estabilidad macroeconómica a nivel nacional e internacional, la cartera de crédito total de la banca crecería 10.9 por ciento.

Pero en un escenario adverso sólo aumentaría 4.3 por ciento, según cálculos del Banco de México (Banxico) que consideran comportamientos de distintos factores que inciden en el negocio bancario.

El informe explica que un escenario adverso plantea que la Reserva Federal incremente el rango objetivo de la tasa de fondos federales por encima del escenario base.

Esto supone en México una caída en las exportaciones no petroleras de 15 por ciento durante 2018 y una contracción del PIB para el mismo año.

Según el Banco de México, en ese escenario adverso, la cartera de crédito comercial y la de consumo, que se otorga mediante tarjetas de crédito, préstamos personales y de nómina crecería 2.3 por ciento, mientras que la hipotecaria se elevaría 2.9 por ciento.

En ese escenario adverso, que es hipotético, se plantea un incremento en la tasa de desempleo, en la inflación y en la tasa de referencia, así como depreciación de la paridad peso-dólar.

Marzo-abril 2018