Por José Pablo Espíndola

Un nuevo generador de números aleatorios, desarrollado por Lancaster University, permitirá reforzar la protección de áreas sensibles como la banca, las finanzas, la defensa y las redes sociales

Los ataques cibernéticos ponen al mundo en jaque. Diversas organizaciones han sido blanco fácil para delincuentes que han encontrado la manera de vulnerar su seguridad digital. En México, por ejemplo, los bancos tuvieron problemas con el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), lo que complicó transacciones y comprometió la integridad de los clientes.

Contemplando la necesidad de crear mayores sistemas de seguridad en el mundo digital, investigadores de Lancaster University desarrollaron el primer generador de números aleatorios Quantum práctico.

Los actuales suelen ser lentos y costosos, por lo que sólo se utilizan en aplicaciones de nicho. Pero el Qantum Base QRNG puede integrarse dentro de cualquier dispositivo electrónico sin aumentar el costo o la complejidad y con una velocidad muy alta.

El QRNG fue seleccionado para la prestigiosa Exposición de Ciencia del Verano, de la Royal Society, este año, que “celebra la ciencia dando forma a nuestro futuro”.

El impacto del QRNG será revolucionario, haciendo que los ataques basados en predecir eventos “aleatorios” sean cosa del pasado, aseguran sus creadores.

Con un milésimo del ancho de un cabello humano, este dispositivo cuántico se puede incorporar tanto a la microelectrónica nueva como a la existente. Utiliza un solo diodo que puede, por ejemplo, fabricarse junto con otros miles de millones en un microprocesador.

La seguridad en línea actualmente se basa en generadores de números aleatorios “pseudo” que son vulnerables a los ataques

El generador resolverá las debilidades del cifrado actual y permitirá reforzar la seguridad en áreas sensibles como la banca, las finanzas, la defensa y las redes sociales.

Los números aleatorios son la base de la seguridad y la privacidad de cualquier comunicación electrónica. Desde loterías y juegos de azar hasta algoritmos de encriptación en cada mensaje enviado a través de Internet se requiere una fuente confiable de números aleatorios. Pero la verdadera aleatoriedad no es fácil de lograr, y las soluciones actuales pueden conducir a resultados predecibles, como en el caso de algoritmos matemáticos mal diseñados, o pueden ser parciales si dependen de dispositivos físicos, dicen los investigadores.

La seguridad en línea actualmente se basa en generadores de números aleatorios “pseudo” que son vulnerables al ataque. Cualquier falla puede tener resultados catastróficos, como cuando 750 mil tarjetas de identificación nacional y tarjetas inteligentes de residencia electrónica se vieron comprometidas en Estonia en 2017.

8ºlugar a nivel mundial ocupa México en el delito de robo de identidad

El profesor Rob Young, director del Quantum Technology Center de Lancaster, explica que “la tecnología que hemos creado aquí es emocionante no sólo porque resuelve un problema importante, sino que también representa la mejor solución posible para ese problema. Producir números aleatorios debilita su seguridad y los hace menos eficientes. Nuestra solución corrige esto, pero también es increíblemente pequeña y eficiente, lo cual es muy importante “.

Mayo-junio 2018