El pasado 13 de febrero se realizó la reunión mensual de ASIS. En el evento, el presidente de la asociación Gabriel Bernal Gómez, informó sobre las principales actividades realizadas durante el mes de enero, destacando la labor que los distintos comités hacen en beneficio de todos los asociados. Esta reunión fue patrocinada por Grupo Corporativo de Prevención.

Como invitado especial en el desayuno estuvo el Doctor Bernardo Espino del Castillo, Director General de la Comisión Nacional de Seguridad, de la Secretaría de Gobernación. El Doctor Espino se refirió a la responsabilidad que tienen las instituciones de seguridad en nuestro país, y destacó el trabajo que realiza ASIS en materia de seguridad privada: “El círculo de la seguridad no se cierra poniendo la responsabilidad en la Armada, la seguridad interior o en las policías, estatales o municipales, sino también en la seguridad privada”.

El conferencista invitado en esta ocasión fue el capitán Gustavo Cuevas Gutiérrez, Subdirector de Seguridad Física de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con la ponencia: “Retos en la protección de las instalaciones estratégicas”.

“En México, dijo el capitán Cuevas, garantizar el abasto de energía es un hecho muy complejo, con una gran diversidad de variables que dan como resultado coyunturas de índole político, económico, social y ambiental”.

“El factor que más impacta es la inadecuada seguridad, alimentada por elementos como la corrupción, las bandas de narcotraficantes, desempleo, rezago educativo, acceso no controlado a información sensible, pérdida de valores y hasta situaciones políticas”.

“La Ley de Seguridad Nacional atribuye el carácter de amenaza a la seguridad nacional a todos los actos tendientes a destruir o inhabilitar la infraestructura estratégica o indispensable para la provisión de bienes o servicios públicos, en donde se inserta, precisamente, la infraestructura de la CFE”.

El capitán Cuevas aseguró que “La seguridad en la CFE está enfocada única y exclusivamente a temas como vandalismo, terrorismo, sabotajes, pero no toca el tema social, que puede ser grave. Hemos tenido plantas bloqueadas hasta por cinco o 6 meses por grupos que protestan por la operación de las mismas, y que buscan obtener algún beneficio de esa acción. Por eso, insisto, los temas sociales no están previstos en la legislación”.

“Muchos de los responsables de proporcionar el recurso para la seguridad, lo consideran como un gasto, no como parte de la inversión, y le apuestan más a que con la póliza del seguro van a recuperar el daño que les puede generar. Y este es un tema constante en el sector público”.

“Otro de los problemas que se presentaron, y que a la fecha persiste, es la presión que ha ejercido el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) sobre CFE, por un lado haciendo tomas de instalaciones, y por otro, aproximando a grupos que hacen bloqueos a las instalaciones, que exigen que la energía sea gratis, o que sea considerada como un derecho humano. Esto también ha generado un riesgo que está latente”.

“Para nosotros, continuó diciendo, es un foco de atención que nos merece estar monitoreando las actividades del SME, porque si bien es un tema social, puede convertirse, en un momento dado, en algo más que sobrepase lo social y llegue a acciones que puedan considerarse vandalismo o sabotaje”.

Respecto al tema de la capacitación, el capitán Cuevas afirmó que“ es una de las partes más importantes de la Subdirección de Seguridad Física. El cuerpo de seguridad con el que contamos está capacitado. Desafortunadamente todo esto es caro, la seguridad es cara, la capacitación es cara,  pero si no lo hacemos, es como no tener absolutamente nada. Si no le invertimos a la capacitación, es mejor no invertirle a la seguridad”.

“Dentro de los trabajos que estamos realizando en la Subdirección de Seguridad Física puedo mencionar que, ligado a la capacitación, estamos obligados a darle herramientas a las personas encargadas de la seguridad”.

“Para ello hemos desarrollado lo que llamamos un sistema integral de seguridad, que consiste en, primero, acercarnos a los profesionales de este tema, que son quienes venden esas tecnologías, quienes desarrollan esas tecnologías, y nos dimos a la tarea de ir a conocer tecnologías que pudieran aplicarse a las instalaciones que nosotros resguardamos”.

“Y tomamos una decisión, dijimos: no vamos a invertir en seguridad si sólo tenemos para construir una barda. Vamos a invertir cuando se tengan recursos para hacer la barda, para iluminar la barda, para poner sensores, cámaras, controles de acceso vehiculares y peatonales. A eso le llamamos Sistemas Integrales de Seguridad. Vamos despacio, sin embargo ya tenemos 12 instalaciones nuevas, de las más importantes, con estos sistemas integrales”.

Para finalizar, remarcó la importancia de la cultura de la seguridad: “nosotros tenemos un problema: resulta que la seguridad tiene que pasar por muchas aprobaciones, como en cualquier organización. Afortunadamente el cambio ya ha comenzado, y en eso hemos ido trabajando”.

Marzo-abril 2018