Prácticamente todos conocemos las siglas GPS (Global Positioning System) que se pueden traducir como Sistema de Posicionamiento Global. En la actualidad su uso se está generalizando en todos los sectores, no sólo en el transporte. Como muchas otras tecnologías, también está relacionada con la investigación militar surgida tras la ll Guerra Mundial.

A mediados de los años 60 del siglo pasado, la NASA y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos crearon, con 6 satélites, el Sistema Transit, que no era muy preciso pero resultaba útil para el control de la navegación marítima y aérea. Al principio no se pensó que este tipo de información tuviera alguna aplicación distinta.

Mientras tanto, la antigua Unión Soviética desarrollaba algo similar: el proyecto Tsicada. Esto hizo que los norteamericanos perfeccionaran su modelo e idearon el GPS. Ese nuevo proyecto empleaba 24 satélites, que ya ofrecían una cobertura total del planeta.

1cdc1409-aecc-4365-a090-1dea49f26fb4

El GPS actual es un sistema electrónico que utiliza satélites y receptores de bajo precio capaces de determinar en tiempo real su posición, con una precisión de un par de metros. Hoy se les puede encontrar en casi todos los coches, teléfonos inteligentes, máquinas agrícolas, barcos y aviones, y son utilizados por cualquier persona.

El GPS en seguridad

Para nadie es un secreto que cada día aumentan los delitos contra vehículos, y que los dueños invierten cada año grandes cantidades de dinero en seguros, que amortiguan un poco los efectos de los robos.

Hace más de 10 años se comenzó a instalar en los vehículos un dispositivo de radiofrecuencia que permite la recuperación en caso de robo. Esa tecnología es muy confiable y eficiente, y equipa a miles de unidades en Latinoamérica, pero es sólo el primer paso. Ese dispositivo sólo ayuda a recuperar el vehículo, y no se le puede pedir más. Si comparamos esa tecnología con la nueva de monitoreo GPS en tiempo real, las diferencias son enormes.

Las unidades de monitoreo GPS no sólo ayudan en la recuperación de vehículos, sino que son una verdadera unidad de posicionamiento global, comunicaciones y telemática que permite llevar todo tipo de controles. Actualmente se puede controlar y monitorear flotillas completas, protegiendo mejor las mercancías en tránsito, los servicios prestados, e incluso la integridad del personal que interviene.

3

La tecnología de monitoreo GPS permite todo eso y más. A través de su interacción con Internet, se puede tener una visualización en tiempo real de flotillas completas desde su propia computadora: ubicación exacta, velocidad de conducción, detección de movimientos sospechosos, control de estado de motor, consumo de combustible, identificación de choferes, temperatura de cargas, transmisión de audio y video de cabina, y una larga lista, incluyendo el envío de avisos, alarmas y reportes.

Es fácil de imaginar cómo esta tecnología afectó positivamente las operaciones y la logística, reduciendo costos. Y no se trata sólo del ahorro provocado por la minimización de pérdidas de vehículos, cargas o bienes, cuyos porcentajes de recuperación llegan a ser hasta de un 90%, sino también del control y la supervisión permanente y adecuada.

Pero el monitoreo GPS también ha llegado a las personas, y actualmente esta tecnología nos permite conocer la ubicación de niños, ancianos, personas con capacidades diferentes, ofreciendo tranquilidad, confianza y autonomía. Los equipos de monitoreo cuentan con botones de pánico y llamado automático a fuerzas de seguridad. Estos sistemas han evolucionado tanto que las soluciones son altamente adaptables a las necesidades especificas de cada persona, y las posibilidades son infinitas.

Mientras tanto, en México…

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), de enero a mayo de este año fueron robados 55 mil 413 automóviles en el país. Entre los más robados se encuentran el Tsuru, Sentra, Platina, Jetta, Pointer y Bora, así como los camiones Nissan, Ford y Chevrolet. Según cifras de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, en la Ciudad de México circulan más de 3 millones 700 mil automóviles y cada año se incorporan aproximadamente 200 mil nuevos vehículos. La CDMX ocupa el primer lugar nacional en robo de automóviles, y el 73% de éstos se concentra en unidades que tienen hasta cuatro años de antigüedad.

https-cdn.evbuc

Como una medida para disminuir el robo de vehículos, la fracción XI del artículo 16 del Reglamento de Transito Metropolitano, establece que: “Los conductores deben cerciorarse de que su vehículo esté provisto de un Dispositivo de Geolocalización o de Georeferenciación Satelital Radioeléctrico o de tecnología similar”.

Según lo dispuesto en ese artículo, será obligatorio para los automóviles modelos 2008 en adelante y su incumplimiento se sancionará con cinco días de Salario Mínimo General Vigente en la Ciudad de México. Asimismo, los operativos para verificar que los autos cuenten con dicho dispositivo se pondrán en marcha a partir del primero de septiembre de este año y estarán a cargo de los agentes de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina y de los agentes de transito del Estado de México.

Hacerse de un sistema de monitoreo GPS en la actualidad es algo bastante sencillo, basta hacer una cita con la empresa que proporcionará el servicio, ya sea para llevar el automóvil a los centros de instalación o incluso personal de la empresa podrá acudir al domicilio del cliente.

La instalación del dispositivo tarda entre 30 minutos y una hora y media. Una de sus características es que no alteran el sistema electrónico del vehículo y por lo mismo no se anula su garantía.

En caso de robo, hay que llamar a la empresa que proporciona el servicio, que se encargará de rastrear y localizar el vehículo. Además, procederá a realizar el paro del motor, así como la activación del claxon y las luces, o las otras medidas de seguridad que se hayan contratado y hay que avisar a las autoridades correspondientes. Las empresas que prestan el servicio de monitoreo GPS no recuperan el automóvil, esa parte le corresponde a la policía y a la empresa aseguradora.

Generalmente los vehículos con sistemas GPS o de radiofrecuencia no tienen a la vista calcomanías o señalamientos para indicar que están protegidos con esos dispositivos. De acuerdo con un comunicado de prensa de la SSP, será por medio de la tarjeta de circulación que las autoridades identificarán a los vehículos modelos 2008 en adelante que cuenten con el dispositivo de seguridad.

Cuando se solicite el emplacamiento de una unidad nueva, la factura deberá indicar la contratación del servicio de localización o, en su defecto, podrán presentar una factura original de la contratación del servicio para que la información se incluya en la tarjeta de circulación, en caso contrario, no se realizará el trámite.

ca15e5_67fee6eb2e5e4d8682516622f1dcbfe9-mv2

El sistema GPS con servicio básico, es decir con tres años de asistencia y cobertura nacional, tiene un precio mínimo de alrededor de $7,500.00 y un máximo cercano a los $14,000.00. Las empresas ofrecen una amplia gama de servicios adicionales, a un precio mayor. Por otra parte, las compañías que ofrecen el sistema de radiofrecuencia, generalmente determinan sus precios con base en el tipo de automóvil. El precio, por ejemplo, para un auto subcompacto es de $4,557.00.

En todo el país hay aproximadamente unas 170 empresas que ofrecen este servicio, aunque la mayoría lo hace solamente a flotillas. Se estima que existen entre 500 y 600 mil dispositivos de localización y rastreo satelital instalados en nuestro país. No obstante, el mercado potencial de los vehículos que requieren la implementación de esta tecnología por sus operaciones o las mercancías transportadas, se estima en 2.5 millones de unidades.

La tendencia en materia de equipamiento tecnológico en las unidades de transporte de carga va muy ligada a las necesidades del cliente, y a veces hay ciertos requisitos que se piden por norma. Para asociaciones como AMSIRIA (Asociación Mexicana de Seguridad Privada, Información, Rastreo e Inteligencia Aplicada), la tendencia es a invertir más en innovaciones productivas, que logren conectar a diferentes plataformas de forma sencilla y que se comuniquen entre sí para cumplir con los requerimientos de cada cliente.

La tecnología apunta a contar con unidades más limpias en su combustión, más eficientes en su operación, y más seguras tanto para las personas como para la mercancía. Actualmente existen tecnologías para ligar los GPS con el motor, para hacer una conducción predictiva que consiste en guiar al conductor para que pueda hacer los ajustes de potencia, torque, inyección de gasolina, según el tipo de camino. Además, existen dispositivos que avisan al conductor si vienen vehículos atrás cuando va a cambiar de carril.

La localización satelital, junto con el ahorro de combustible y el mantenimiento controlado de unidades, son elementos claves para el sector. Pronto se contará con equipos todavía más pequeños y sofisticados, con mayores habilidades y más servicios. El futuro ya está aquí.

Septiembre-octubre 2017