Este lunes se subastarán los primeros 10 bloques para la extracción de crudo en aguas profundas entre 17 empresas y consorcios petroleros, con la participación de las grandes empresas mundiales.

derrame-petrole-golfo-mexico-2meses-10En una ronda considerada histórica, hoy 17 empresas y consorcios petroleros entrarán en la subasta de 10 bloques de aguas profundas, además del campo Trion, que de ser colocados en su totalidad dejarían inversiones por unos 44 mil millones de dólares y la posibilidad de que México regrese a las ‘grandes ligas’ de la producción de crudo.

La conocida como Ronda 1.4 se compone de dos grupos, cuatro campos que se encuentran en la zona de Perdido (ubicada frente a las costas de Tamaulipas), que para analistas son los más atractivos, y seis que se encuentran en la Cuenca Salina del Istmo, frente a las costas de Tabasco.

Jeremy Martin, director del programa de Energía del Instituto de las Américas de la Universidad de California en San Diego, señaló que se trata de una licitación tan importante por la magnitud de los proyectos, las inversiones requeridas y el tiempo que han sido esperados estos proyectos.

Para JP Morgan el éxito de la Ronda 1.4 ayudaría a medir si los mercados siguen apostando por México a pesar de un potencial ambiente enrarecido.

Gabriel Lozano, economista jefe de JP Morgan México, señaló en un reporte que la Ronda 1.4 es la subasta más importante en la historia del país por los recursos y la inversión esperada.
“Lo que nosotros esperamos es que cinco de los 10 bloques sean adjudicados, esto es una previsión basada en nuestra información, pero vemos que los bloques de Perdido son bastante atractivos”, dijo Martin.
En el balance, lo positivo es que se trata de proyectos que han sido esperados por siete décadas, lo negativo es que el West Texas Intermediate cotizó en 51.6 dólares por barril al cierre del viernes.
“Esta es una oportunidad que la gente ha esperado por 75 años entonces es una oportunidad de clase mundial cuando lo comparas con cualquier proyecto de perforación y exploración internacional, eso en cuanto a las buenas noticias, en cuanto a las malas el precio se ha venido cayendo en los últimos años y se han detenido muchos proyectos”, agregó Martin.

En ello, incluso coincidió el director general de Pemex, Jose Antonio González Anaya, en su última declaración pública antes del concurso.

“Estoy cuidadosamente optimista de que esto puede salir bien, pero no se nos olvide que es un proyecto de aguas profundas y para que sea redituable necesita precio del petróleo relativamente alto, van a comenzar a producir en cinco años, entonces no es el mejor escenario para entrar a aguas profundas”, señaló.

La semana pasada el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, aseguró que con que se asignaran cuatro campos el proceso sería exitoso.
Los resultados del concurso en el que participan las petroleras más grandes del mundo —y por tanto algunas de las empresas con mayor capital del orbe— serán conocidos hoy.
Los ganadores obtendrán contratos de licencia en los que se pagan regalías por cada barril extraído que cuentan con una vigencia de 35 a 50 años para lo que es necesario destinar inversiones potenciales —por campo— de 250 millones hasta 4 mil millones de dólares, si efectivamente se encuentra petróleo.
Para entrar al concurso estas empresas debieron probar haber trabajado en proyectos con más de mil metros de profundidad en los últimos cinco años y con inversiones mayores a los mil millones de dólares.

Noviembre-diciembre 2016