La Federación Cántabra de Alternativa Sindical de Trabajadores de Seguridad Privada ha registrado un escrito en la Delegación del Gobierno en la que denuncia el “incumplimiento” de los procedimientos de seguridad implantados en el aeropuerto Seve Ballesteros-Santander.

En opinión de esta organización, los incumplimientos que denuncia se deben a la “falta” de personal en la terminal cántabra “desde hace años”, lo que provoca, bajo su criterio, que “no en todas las ocasiones se pueda garantizar la seguridad” de los pasajeros, usuarios y clientes.

También se ha referido a la política de “austeridad” y “recortes” del gestor aeroportuario Aena, de la que, asegura, son “partícipes” igualmente las empresas de seguridad encargadas de la prestación del servicio.

Es por lo que la Federación Cántabra de Alternativa Sindical de Trabajadores de Seguridad Privada ha considerado que estas empresas “incumplen los procedimientos” y el gestor aeroportuario, “el órgano encargado de su aprobación, lo consiente”.

A su juicio, las empresas “intentan engordar más sus bolsillos” y el gestor “recuperar las inversiones” que realizan en seguridad con “sanciones” a estas entidades y, en consecuencia, a los vigilantes.

Según ha indicado Aena a Efe, la seguridad en la terminal cántabra está “garantizada” y cuenta con un sistema auditado periódicamente por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea que, además, acaba de finalizar en el Seve Ballesteros una de sus inspecciones.

En ella, resalta la empresa pública, “no se ha detectado ninguna de las anomalías denunciadas”.

Además, ha apuntado que se ha incrementado el importe de la licitación destinado a los concursos de seguridad a nivel nacional.

Y que se han incluido, entre otras premisas, los acuerdos alcanzados por los ministerios implicados con el sector de la seguridad para aeropuertos, así como las medidas para aumentar la calidad y cumplir con los indicadores de calidad recogidos en el Documento de Regulación Aeroportuaria.

Mayo-junio 2018