Por Francisco Pazos

Las joyas turísticas de México están en riesgo ante las alertas que la violencia ha encendido en grandes polos turísticos como Cancún, Playa del Carmen y Los Cabos.

Las cifras de homicidios violentos, asociados con tiroteos, ajustes de cuentas, ejecuciones y narcotráfico, engrosan las estadísticas sobre inseguridad en los principales destinos turísticos del país, asentados en Quintana Roo, Baja California Sur, Jalisco, Guerrero y Nayarit.

Tan sólo en enero pasado, en estas cinco entidades se cometieron 16 mil 993 delitos de alto impacto, es decir el 11.5% de todos los delitos cometidos y denunciados en el país, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Para la asociación civil Semáforo Delictivo, la tendencia al alza en cuanto a delitos de alto impacto denota la falta de rumbo de la estrategia que las autoridades federales han planteado para combatir a los grupos delictivos y devolver la seguridad en los principales destinos turísticos del país.

“Baja California Sur es el estado con más (semáforos) rojos, con siete, y Quintana Roo no muy lejos, con cinco. Los dos son nuestros prin-cipales destinos turísticos (…) de los estados que comentamos, sólo Nayarit no está en doble rojo, sino que está en rojo”, indicó en exclusiva para A21 Santiago Roel, director de Semáforo Delictivo.

Roel detalló que ciudades como Acapulco, en la que el turismo internacional se ha desmoronado y sólo representa el 1% del total de visitantes extranjeros, o Ixtapa, ambas en Guerrero, y Los Cabos, en Baja California Sur, reportan tasas mensuales de 100 homicidios por cada 100 mil habitantes. Las cifras se confirman en varios estudios. El 7 de marzo pasado, Los Cabos fue presentada como el primer lugar en un listado de las 50 ciudades más violentas, al reportar una tasa de 111 homicidios por cada 100 mil habitantes, de acuerdo con un informe del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

AEROPUERTOS: TANQUE DE OXÍGENO PARA EL TURISMO NACIONAL

A pesar de las cifras mencionadas, el Aeropuerto Internacional de Cancún recibió a 7.5 millones de visitantes extranjeros al cierre de 2017, con casi 3.4 millones más en comparación con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, considerada la terminal con el mayor flujo de pasajeros en América Latina por la Asociación Internacional de Aeropuertos.

Los servicios de transportación aérea se han convertido en tanques de oxígeno para el turismo nacional pues, a pesar de delitos como el homicidio, secuestro, robo y extorsión van al alza, los aeropuertos de Los Cabos, Puerto Vallarta, Guadalajara y Monterrey, junto con los ya citados, conglomeran 93.7% del total de turistas internacionales.

“No vemos que se esté mejorando o que se tenga una estrategia clara. Nos puede empezar a pegar en el turismo. Creo que estas alertas claro que nos impactan, y hay otros estados como Tabasco, Veracruz y Zacatecas con zonas arqueológicas que también nos aparecen con dobles rojos”, apuntó Roel.

A principio de febrero pasado, la Secretaría de Gobernación anunció la aplicación de la Operación Escudo Titán, con la que buscó combatir la inseguridad en los estados con mayor violencia del país, entre estos, los cinco con los destinos turísticos más visitados.

Pero para el director del Semáforo Delictivo, la estrategia del gobierno federal falla porque no apunta a las causas que generan la violencia, asociada al mercado ilegal de drogas que merma, al menos desde hace cuatro años, la seguridad en los destinos de playa del país.

Mayo-junio 2018